Inicio > Semanas de Embarazo > 24 semanas de Embarazo

Semana 24 de Embarazo

Mamá:

Tú útero ha crecido bastante y su zona superior ya está unos 2,5 centímetros por encima de tu ombligo, y tal vez sientas un dolor en el lado de tu abdomen, dada la dilatación del músculo uterino. Tus pulmones y corazón se esfuerzan el doble, te sentirás más acelerada, puede que te falte aire y tu pulso se apresure. Dada la mayor circulación de sangre en tu cuerpo, te verás más “rosadita”, y producto del incremento de líquidos corporales, te sentirás más acalorada

Las hormonas del embarazo aflojan los ligamentos del cuerpo, y los huesos de tus pies tienden a separarse, por ello es común que percibas tus zapatos más estrechos, y te incomoden al caminar tramos muy largos.

Es usual que sientas picazón por los cambios que sufre tu piel al estirarse, sobre todo en partes como tu barriga y tus pechos. Es recomendable que uses cremas hidratantes, en especial si sientes tu piel seca. Sin embargo, si las molestias persisten, y son intolerables, es mejor que acudas a un especialista.

Es posible también que sufras de sequedad e irritación ocular, pero es común y no tienes que afligirte. Puedes usar lágrimas artificiales, o consultar con tu doctor acerca de algún medicamento adecuado para esta molestia.

Bebé:

Tu bebé mide alrededor de 24 a 27 centímetros de largo, y pesa entre 560 y 680 gramos, ya tiene un cuerpo más proporcionado, y su cabeza no se ve tan grande como hace unas semanas atrás. Su cerebro y pulmones están mucho más desarrollados, y ya tiene rasgos definidos, los podrás notar en una ecografía 3D o 4D. Su piel ya no es transparente, y las palmas de sus manos y sus dedos poseen pliegues.

A veces presenta hipo, y es capaz de sentir todo lo que pasa a su alrededor. Sus sentidos, olfato, oído, tacto y gusto, están casi desarrollados. En este período tu hijo ya puede notar todo lo que ocurre en su entorno, e interactúa con su exterior. Ya comienza a habituarse a algunos olores y sabores, a través del líquido amniótico puede degustar lo que tú comes, y la inclinación por ciertos alimentos seguirá después de nacido.

Puede escuchar muchas cosas, y los sonidos muy fuertes suelen asustarlo y hacer que se mueva violentamente. Sin embargo, está familiarizado con los ruidos cotidianos, como golpes de puertas o despertadores, por lo que cuando nazca tampoco se sentirá incómodo con éstos.

Tu bebé sólo puede distinguir luces fuertes, puesto que las paredes de tu útero son muy gruesas y su interior es muy oscuro. De todas maneras, ya puede abrir y cerrar sus ojitos, esto refleja el inicio de lo que serán sus parpadeos.

Tips:

Esta etapa es ideal para que planees tu Baby Shower. Tu bebé se apronta a nacer y es necesario tener todo preparado para su llegada. Estos eventos son de mucha ayuda para completar el ajuar de tu hijo, además son el escenario perfecto para reunirte con tu familia y amigos más cercanos en torno a este bello acontecimiento.

Puedes recoger ideas de otras fiestas similares, y planear juegos, manualidades y comidas originales.

 

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV