Inicio > Semanas de Embarazo > 37 semanas de Embarazo

37 Semanas de embarazo

Mamá:

Ya estás en la semana 37 de tu embarazo y continuas experimentando cambios. Como un dato curioso, notarás sobresalir tu ombligo, producto del excesivo tamaño que hoy alcanza tu vientre.

Sentirás frecuentes contracciones de Braxton Hicks, las que seguramente serán más duraderas y más perceptibles. Si son muy sucesivas podrías pensar que ya se avecina el nacimiento de tu hijo. Es posible que también notes más flujo vaginal que antes.

Si percibes una sustancia mucosa y con rastros de sangre, puede que estés botando el tapón mucoso que sella el útero, y que impide la amenaza de infecciones y bacterias. Ello significa que el parto está muy pronto a iniciarse, por lo que debes comunicarte enseguida con tu médico.

Tu hijo comienza su etapa de encajamiento, o sea, se coloca en posición fetal, con el cabeza en la zona baja de la pelvis, apoyado en el cuello del útero. Ha subido mucho de peso y percibirás que efectúa presión sobre tu vejiga. Seguramente sentirás más deseos de orinar. El cuello del útero, denominado cérvix, se dilatará predisponiéndose para el parto.

 Existen muchos síntomas que te advertirán de que darás a luz, por ello debes estar muy pendiente, pues es muy bajo el porcentaje de bebés que nacen en la fecha pronosticada. Notarás que pierdes sangre bien roja, romperás la bolsa, o tendrás contracciones más intensas y persistentes, que sentirás aunque cambies de posición. Recuerda consultar con tu doctor si adviertes cualquiera de estas señales pre parto.

En esta fase es común que percibas cierta inflamación en tus pies y tobillos, aunque es algo normal, y para aliviarte puedes colocar tus pies en alto y reposar el tiempo que estimes conveniente. Recuerda tener todo preparado para el día del parto, no dejes nada al azar en este momento tan importante.

Es posible que te sientas más agotada y poco cómoda, y te cueste conciliar el sueño. De acuerdo a investigaciones, es en este trimestre cuando más problemas tendrás para dormir.

Bebé:

Tu bebé mide cerca de 50 centímetros, y pesa entre 2,7 y 3 kilogramos. En esta semana su cerebro y cráneo seguirán creciendo. Y aunque durante esta fase no subirá tanto de peso, es importante considerar que acumulará 15 gramos de grasa diaria, lo que le permitirá regular mejor su temperatura, y mantener un nivel de azúcar apropiado.

Notarás que ahora realiza movimientos más tenues, en especial si ya se encuentra en posición fetal, pues el espacio en tu útero es más reducido. Es posible que sólo adviertas golpes de brazos y piernas.

Si llegaras a dar a luz ahora, tu hijo tendría altas probabilidades de sobrevivencia. Desde esta semana se le considera de término, lo que implica que ya está en condiciones de venir al mundo. Seguramente ya está con los pies hacia arriba y mirando hacia atrás, dispuesto a nacer.

Tu doctor te indicará mediante una ecografía si tu hijo está en una posición inadecuada para el parto, con la cabeza hacia delante o sin voltearse aún, y te dirá si es necesario realizar una cesárea para evitar algún peligro.

Tips:

En esta etapa es probable que te invada un instinto maternal incontrolable, y te pongas a ordenar y limpiar todo lo que tienes guardado para la llegada de tu hijo. Esto es normal, y responde a las ansias típicas de estas últimas semanas.


 

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV