La risa: El mejor analgésico

Reír a carcajadas es el mejor analgésico que puede existir en el mundo, así lo demostró una investigación publicada en la revista científica Proceedings of the Royal Society B. El estudio sugiere que no se trata de una simple sonrisa, para apaciguar el dolor, hace falta una buena carcajada que produzca la liberación de sustancias químicas que actúen como analgésico natural.

¿Todas las sonrisas sirven como analgésico?

Las risitas leves o nerviosas no provocaron ningún efecto fisiológico, pues son las carcajadas incontrolables y que causan dolor que liberan las sustancias químicas necesarias (endorfinas) para sentir euforia y también calmar el dolor.

La risa está situada en la zona prefrontal de la corteza cerebral, donde reside la creatividad. A medida que vamos creciendo, y somos “maduros” perdemos la espontaneidad de dejarnos llevar por las carcajadas, o incluso de ver el lado positivo y cómico de las cosas.

Beneficios de la risa

Con las numerosas preocupaciones que muchas personas tienen en su día a día reírse puede ser quizás el mejor remedio para mejorar su rutina.

  • Mejora la respiración.
  • Reduce la presión sanguínea.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Actúa como un rejuvenecedor porque tiene un efecto tonificante y antiarrugas.
  • Al liberarse endorfinas, tiene un efecto analgésico.
  • Las carcajadas tienen el poder de disminuir el insomnio.
  • Reduce el nivel de estrés hormonal.
  • Previene los infartos, debido a que los espasmos que se producen en el diafragma fortalecen los pulmones y el corazón.
  • La carcajada hace vibrar la cabeza y se despejan la nariz y el oído.
  • Facilita la digestión, al aumentar las contracciones de los músculos abdominales.

La risa trae muchos beneficios que se relacionan directamente con nuestra salud. Las carcajadas no sólo nos hacen más felices sino que además nos vuelve más amigables y sirve para relajarnos. De hecho existen millones de personas que en la actualidad van a terapias de risa.



Relacionados

bebé acostado
Te puede interesar:

Angioma cavernoso