Inicio > Embarazo > Contracciones

Contracciones

A diferencia de lo que muchas mujeres creen, no son dolorosas y sólo se siente que el abdomen se endurece dando una sensación de tensión abdominal. Duran aproximadamente entre 30 y 60 segundos y es la forma en que el músculo uterino se prepara para el día del parto.

Experto: Luis Iglesias, ginecólogo de Clínica Dávila

Las contracciones Braxton Hicks, son contracciones uterinas que ocurren esporádicamente y que empiezan por la semana seis del embarazo, aunque a esa altura son imperceptibles. Reciben su nombre por su descubridor, el médico inglés John Braxton Hicks, quien en 1872 habló por primera vez de estos movimientos.

Ya por la mitad del embarazo son un poco más frecuentes, aunque irregulares e indoloras. No obstante, a veces es difícil distinguir estas contracciones de los síntomas de un parto prematuro. Es mejor que acudas al médico de inmediato si antes de la semana 37 ya tienes 4 o más contracciones en una hora, o cualquier otro signo de parto prematuro.

El doctor Luis Iglesias, ginecólogo de Clínica Dávila explica que “es absolutamente normal no tener contracciones durante el embarazo en ausencia de trabajo de parto. Incluso es posible no percibir las contracciones de Braxton Hicks. Estas últimas, de sentirse, no se asocian con riesgo de parto prematuro, pueden ir aumentando en frecuencia en relación a las semanas de embarazo y ser percibidas cada una hora. Las contracciones dolorosas, que se presentan cada 5,10 o 15 minutos y persisten por más de una hora deben ser evaluadas para descartar riesgo de parto prematuro antes de las 37 semanas. Las contracciones de Braxton Hicks ya descritas, son fisiológicas y no representan riesgo materno-fetal, por lo que deben ser asumidas por la paciente cómo parte normal de el embarazo”.

Cuando te acerques al parto estas contracciones deberían ser más intensas, frecuentes e incluso molestas. Esto es porque en esta etapa, hacen “madurar” el cuello del útero, es decir, lo ablandan y lo afinan para preparar la dilatación, período al que se le conoce como "preparto".

Qué hacer

  • Cambia de actividad o de posición. Puede que en algunos casos necesites descansar mientras que en otros, sea mejor caminar. (Por el contrario, las contracciones de parto serán cada vez más intensas, hagas lo que hagas).
  • Relájate con un baño caliente.
  • Toma abundante agua, ya que estas contracciones pueden deberse a una deshidratación.
  • Practica ejercicios de relajación o de respiración. No las eliminará, pero te sentirás mejor. (Aprovecha de practicar algunas de las técnicas de control del dolor que aprendiste en tus clases pre-parto).

Cuándo llamar al médico

Si todavía no estás en la semana 37 y tienes contracciones cada vez más seguidas, rítmicas o dolorosas. Los siguientes son síntomas de parto prematuro:

  • Dolores de estómago o similares a los menstruales; o más de 4 contracciones en una hora (aunque no sientas dolor).
  • Hemorragia vaginal.
  • Aumento en el flujo vaginal o una alteración de éste: se vuelva acuoso, mucoso o sanguinolento.
  • Aumento de presión en la pelvis (sientes que el bebé empuja hacia abajo).
  • Dolor en la parte baja de la espalda, sobre todo si es la primera vez que lo sientes.

Si ya has pasado la semana 37, llama al médico una vez que tus contracciones duren 1 minuto a intervalos de 5 minutos, a menos que tu médico te haya indicado otra cosa.

Es importante saber que durante el embarazo puedes presentar o no contracciones, lo que va a depender de cada embarazada. No te asustes frente a ninguna de estas circunstancias y pregúntale a tu médico si es que tienes alguna duda. Eso sí, si tienes contracciones dolorosas o crees que algo no está bien, consulta a la brevedad.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV