Inicio > Embarazo > Aborto retenido

Aborto retenidoAborto retenido

La interrupción de un embarazo es una situación dolorosa que poco a poco debe ser superada por la mujer, tanto física como psicológicamente. Conoce las diversas causas y los síntomas que provocan el aborto retenido.

Experto: Juan Valdivia, ginecólogo de Clínica Alemana

 

El aborto retenido se produce cuando el feto muere dentro del útero de la mujer, pero el cuerpo retiene al bebé, la placenta y los demás productos del embarazo durante varias semanas, es decir, que todo el embrión se encuentra en el interior de la cavidad uterina y anexos embrionarios.

El ginecólogo de la Clínica Alemana, Juan Víctor Valdivia, explica que en estos casos no se produce la expulsión naturalmente del feto, ya que el organismo no se ha dado cuenta que el embrión murió, es por esto que la placenta sigue funcionando.

Este tipo de aborto es silencioso, muchas mujeres no logran darse cuenta que su embarazo no llegará a término. Sucede porque al no existir expulsión del feto no hay sangrado, incluso en algunos casos hay ausencia de sintomatología de embarazo, esto quiere decir que la mujer no siente nauseas, ni dolor en las glándulas mamarias.

La única forma de diagnosticar un aborto retenido es a través de una ecografía en la cual se podrá comprobar la ausencia de latidos cardíacos del embrión.

El especialista de Clínica Alemana, asegura que lo ideal es que el feto sea expulsado espontáneamente, pero si esto no ocurre se puede ayudar con fármacos que provoquen dilatación del cuello y contracciones uterinas del tipo misotrol, el cual el gineco-obstetra coloca en el fondo del saco de la vagina. Sin embargo, en algunos casos se debe realizar vaciamiento por el tamaño del embarazo, este procedimiento se realiza en pabellón con anestesia.

Causas del aborto retenido

El doctor, Juan Víctor Valdivia, señala que existen diversas causas por las que se produce el aborto retenido:

  • La mayoría de los casos son por aneuploidias, es decir, por alteración en el número de cromosomas en el momento de la concepción.
  • Por trombofilias que es un conjunto de enfermedades que alteran la coagulación.
  • Causas infecciosas y desconocidas.

Riesgos para la madre

El aborto retenido tiene mayores riesgos para la salud de la mamá, ya que el feto permanece muerto dentro del útero materno, esto provoca una alteración grave de coagulación, ya que el tejido desvitalizado consume algunas sustancias que tienen que ver con el control de la coagulación, entonces hay riesgos de que se provoque una hemorragia. Sin embargo, no existe ninguna complicación si el procedimiento se realiza en un buen centro hospitalario y por un equipo profesional adecuado.

Por el contrario, si se realiza el procedimiento con falta de asepsia o profesional sin experiencia, la mujer puede tener complicaciones de infección y excesivo sangrado que puede provocar la muerte de la paciente.

El ginecólogo de la Clínica Alemana afirma que la única forma de prevenir este tipo de abortos, dependerá de la causa, por ejemplo si es un problema genético o si es por trombofilia, en este caso existe un tratamiento, el cual se realiza con anticoagulantes tipo heparina o aspirina.

Volver a intentarlo

No cabe duda que la pérdida de un bebé es un episodio triste para la mujer, es por esto que es necesario que se dé un tiempo para superar la pena y asumir la pérdida. Algunas mujeres no pueden superarlo solas y necesitan de apoyo sicológico.

El especialista de la Clínica Alemana asegura que las mujeres que han sufrido un aborto retenido deben esperan por lo menos 3 meses antes de volver a intentar quedar embarazada, así el cuerpo tendrá el tiempo suficiente para que la cavidad uterina cicatrice y las hormonas del ciclo menstrual vuelvan a la normalidad.

La probabilidad que el aborto se vuelva a repetir es baja, aunque no cero. En los hospitales se estudian los abortos a repetición sin causa aparente a partir del 3° y se llama a aquellas pacientes abortadoras habituales.

Para evitar alguna complicación en el embarazo es recomendable acudir a todos los exámenes médicos para ver el estado en que se encuentra el bebé. Sin embargo, si encuentras algo anormal en tu embarazo, como por ejemplo, no sentir los movimientos del bebé, no tener los típicos síntomas de la gestación o sangrado vaginal, debes acudir de inmediato donde tu ginecólogo.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV