¿Qué hacer en casos de hemorragias o sangrado intenso?

Qué hacer en caso de una hemorragia

El sangrado interno, especialmente en el abdomen, cabeza o tórax, es un problema complicado y puede poner en peligro la vida de las personas, especialmente si se trata de un niño o una mujer embarazada. La pérdida de sangre puede ser considerable, incluso si no se manifiesta un sangrado externo.

  • El sangrado interno puede producir estado de shock.
  • El volumen de sangre en el cuerpo se altera y la persona puede sentirse débil, tener sed y estar ansiosa.
  • La piel puede sentirse fría.
  •  Respiración superficial y lenta, pulso rápido y débil, temblor e inquietud.
  • También puede existir desmayo y pérdida de conciencia al pararse o sentarse, recuperándose al acostarse.

Si sospechas sangrado interno, pide ayuda de inmediato, mantén a la persona acostada y cómoda, aflójale la ropa pero no le des nada de comer o de beber.

¿Qué hacer en caso de una hemorragia?

Para detener una hemorragia causada por una lesión, sigue estos pasos:

  1. Acuesta a la persona. Si se puede, la cabeza debe de estar ligeramente por debajo del tronco, o las piernas deben estar levantadas. Esta posición reduce las probabilidades de desmayarse porque aumenta el flujo de sangre al cerebro.
  2. Retira cualquier resto obvio de desechos o tierra de la herida. No retires ningún objeto que esté perforando el cuerpo de la víctima. No introduzcas nada en la herida ni intentes limpiarla.
  3. Aplica presión directamente en la herida. Con un apósito estéril, un lienzo limpio o incluso un pedazo de tela. Si no tienes nada disponible, usa la mano.
  4. Mantén la presión hasta que se detenga el sangrado. Si se detiene, fija el apósito sobre la herida fuertemente con tela adhesiva o una venda. Si no tienes, usa un pedazo de tela limpia.
  5. Si el sangrado continúa y pasa a través de la gasa o del material con el que estás presionando la herida, no lo retires. Agrega material absorbente encima.
  6. Si el sangrado no se detiene con la presión directa. Puede necesitar aplicar presión a la arteria mayor que lleva la sangre al área de la herida.
  7. Inmoviliza la parte lesionada del cuerpo una vez que se haya detenido el sangrado. Deja las vendas en su sitio y lleva a la persona lesionada al departamento de urgencias rápidamente.

Cómo detectar el sangrado interno

En el caso de una lesión traumática, como un accidente automovilístico o una caída, el sangrado interno puede no notarse. Busca los siguientes signos:

  • Sangrado por los oídos, nariz, recto o vagina, o vómito o tos con sangre
  • Equimosis (moretón) en el cuello, pecho o abdomen
  • Heridas que hayan penetrado el cuero cabelludo, el pecho o el abdomen
  • Dolor abdominal, tal vez acompañado de endurecimiento o espasmo de los músculos abdominales
  • Fracturas

 

Temas: , , ,

seguridad en las piscinas
Te puede interesar:

Medidas de seguridad en las piscinas para tus hijos