¿Es necesario el castigo físico para mejorar el comportamiento de los menores?

El castigo físico no debe ser aplicado de forma habitual en el siglo XXI

En el siglo XXI aplicar castigo físico a los niños puede generar mucha controversia, pues los padres que todavía son partidarios de esa práctica terminan por ser catalogados como malas personas, al punto de que en países como Estados Unidos o Venezuela, los individuos que cometen esas acciones pueden ser detenidos por las autoridades policiales.

¿Se tiene que recurrir al maltrato para lograr el respeto de los menores de edad? De acuerdo con Cecodap, institución orientada al desarrollo de la familia y a garantizar los derechos de los infantes en Venezuela, la respuesta no es sencilla, pues aunque no es correcto que una orden se imponga gracias a un golpe, es necesario entender el entorno en el que se desarrollaron los progenitores violentos.

«Es importante resaltar que muchos padres fueron criados a su vez por papás o cuidadores que hacían uso del castigo físico y humillante. No por ello se puede catalogar de que sean malos, porque no lo hacen con la intención de causar daño físico y/o emocional a sus hijos. En la mayoría de los casos, es el único medio que conocen y piensan que es efectivo», explicó Neudith Morales, representante de Cecodap recientemente en un artículo de opinión en el que llamó a los adultos a emplear otras medidas para disciplinar a sus hijos sin generar traumas psicológicos.

Cómo se debe disciplinar a los infantes

Healthy Children, un sitio web de salud con sede en Estados Unidos, considera que el castigo físico es innnecesario, pues algunos chicos pueden «mal acostumbrarse» a cometer travesuras porque estarán predispuestos a recibir puñetazos.

Este último comportamiento puede generar actitudes masoquistas -causadas por el placer que origina el maltrato en algunos individuos- en los pequeños y eso perjudicaría su desarrollo psicológico al llegar a la adultez.

«Como padre de familia, una de las labores más importantes es enseñarle al niño a comportarse bien. Es una labor que requiere tiempo y paciencia. Sin embargo, ayuda saber cómo aplicar estrategias que sean saludables y eficaces, sin la necesidad de recurrir a la violencia, ya que eso habitualmente crea entornos familiares totalmente disfuncionales», indicó Healthy Children.

Tips para mejorar el comportamiento de los infantes

La Asociación Americana de Psicología (APA) dio a conocer esta semana cuáles son los mecanismos para que los muchachos acepten órdenes, tras efectuar alguna travesura, sin necesidad de recurrir al castigo físico, que de acuerdo con medios informativos españoles, es común en las poblaciones rurales de América Latina.

El ente norteamericano recomienda lo siguiente:

  • Enseñar diferencias. Para que un niño entienda el significado de lo bueno y lo malo, es necesario que los progenitores les ilustren sobre las consecuencias que traen actos inaceptables.
  • Establecer Límites. Corregir comportamientos requiere de paciencia, pero una vez que se aclaran las reglas de la casa, un jovencito puede saber hasta dónde puede actuar o no.
  • Aclarar las consecuencias. Un pequeño no dejará de comportarse mal hasta que no observa cuáles son las cosas que perderá por sus malas acciones. Limitar sus salidas, así como el uso de dispositivos móviles y de la televisión, servirán para que el menor asuma el resultado de sus actos, algo que lo convertirá en un ser responsable en plena adultez.
  • Incentivarlos a trabajar. Estudios científicos demuestran que los niños tienden a comportarse mal cuando están aburridos y quieren transformarse en el centro de acción. En esos casos es recomendable motivarlos a prácticar ejercicios físicos, u actividades musicales o dancísticas, para «quemar energías».

La APA también insta a los progenitores a ser pacientes al momento de dialogar con los «reyes del hogar» porque una buena comunicación es importante para mantener la armonía y, sobre todo, erradicar la violencia de las casas.

Temas: ,

Ventajas de andar en bicicleta
Te puede interesar:

Ventajas que les otorga a los niños andar en bicicleta