El niño con discapacidad auditiva

comportamiento del bebé de un año

Existen  algunas características fundamentales en el desarrollo de un niño con discapacidad auditiva, pero de ningún modo pueden ser las mismas en todos los niños sordos, porque se presentan ciertas diferencias en su relación familiar y en su educación, hasta en el tiempo que tiene con esta discapacidad.

Nunca será igual un pequeño que nació sordo a un niño que se le evidenció esa limitación a partir de los 3 años de edad. En el primer ejemplo iniciará desde cero la interacción, mientras que en el segundo, se le hará más sencillo el poder desarrollar distintas formas de comunicación.

Otra  diferencia son los niveles de audición. Hay pequeños que pueden oír un poco, siendo esto favorable para sus posibilidades en el lenguaje, superiores que las de un niño con una discapacidad auditiva casi total.

Los niños sordos escogen jugar solos,  porque se les hace difícil congeniar con otros pequeños.

Como última característica a considerar, está la crianza. Que el niño sordo sea criado lo más autónomo posible es de suma importancia, porque para su desarrollo emocional sería un error la sobreprotección, más allá de ayudarlo.

Cabe destacar, que para fomentar la autoestima de un niño con esta discapacidad, será necesario que tenga una buena relación con sus papás. Por ello, cuando los padres del niño sordo desde muy temprana edad lo instruyan en el lenguaje de señas, se dará una comunicación directa y exitosa.

Características en niños de 2 a 4 años de edad:

Dos años de edad:

  • Tienen problemas para repetir sonidos o palabras sencillas.
  • Presentan dificultades para identificar las partes del cuerpo.
  • Cuando les hablan no prestan atención.
  • Aún con indicaciones, no obedecen y se muestran inquietos.
  • Cuando desean expresar una idea, hacen gestos y señalan.
  • Sienten dolor en los oídos.

Los niños con discapacidad auditiva, a medida que pasa el tiempo comienzan a tener más conflictos en su aprendizaje escolar.

De 3 y 4 años de edad:

  • Son niños callados y tímidos cuando está con otros pequeños.
  • Al momento de hablar se confunden.
  • En sus movimientos y en su caminar pueden ser torpes.
  • Constantemente tropiezan.
Temas: , ,

Madre hablando con su hija-Cuando un hijo se porta mejor con extraños que con mamá
Te puede interesar:

Video: Cuando un hijo se porta mejor con extraños que con mamá