Importancia del desayuno en los niños

Beneficios del desayuno en los niños

El desayuno es la primera comida que ingerimos después de pasar largas horas sin comer durante la noche, algunos especialistas aseguran que, el desayuno cubre en un 35% las necesidades nutritivas del niño, sobre todo los que se encuentran en edad escolar. Conoce sobre los beneficios del desayuno en los niños.

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) y el Estudio Aladino 2013, encontraron que dejar de desayunar o no realizarlo de forma completa junto al sedentarismo, propician que tu niño desarrolle sobrepeso y obesidad infantil.

Razones por las cuales los niños deben desayunar

  • Desayunar ayuda a los niños a concentrarse en el aula de clases. Los ayuda a estar atentos y a captar mejor la información que imparten los profesores.
  • Activa el metabolismo, después de pasar aproximadamente 8 horas sin comer, el cuerpo enlentece su manera de funcionar. Cuando en las mañanas le suministramos la energía necesaria, podemos comenzar el día de forma activa.
  • Reduce la ansiedad por comer y permite llegar al almuerzo con menos hambre.
  • Mejora el rendimiento físico, ya que el organismo ha recibido los nutrientes que necesita para funcionar correctamente.
  • Desayunar nos ayuda a poder movernos sin dificultades y sin la necesidad de recurrir a las reservas para hacerlo.
  • Previene la hipoglucemia y la hipotensión.
  • Aporta nutrientes necesarios para que el organismo funcione correctamente, claro, esto sucede si el desayuno que consumes contiene hidratos, proteínas y grasas.
  • Un niño que desayuna después de levantase, puede mostrar un mejor estado anímico durante el día. La falta de nutrientes puede causar irritabilidad en las personas.

¿Qué debe tener un buen desayuno?

Un desayuno de calidad y acorde al requerimiento energético de un niño debería estar compuesto por:

  • 1 porción de lácteos (250 cc de leche o un pote de yogur).
  • 1 fruta mediana y entre 100 y 120 calorías provenientes de alguna forma de cereal no azucarado, o bien una porción de pan o galletitas.
  • Leche, fruta, cereales, aceite de oliva, jamón o huevo, pueden ser una buena combinación para obtener cada mañana los nutrientes necesarios.

Con todos estos alimentos puedes conseguir los hidratos de carbono, grasa, proteínas, vitaminas y minerales esenciales para el crecimiento del niño.

Temas: , ,

Problemas de conducta en los niños
Te puede interesar:

Soluciones a los problemas de conducta en los niños