Atención prenatal: 3º trimestre de embarazo

En el último trimestre de embarazo lo más probable es que visites al médico cada dos semanas, entre la  28 y la 36, a partir de allí los chequeos serán una vez a la semana, hasta la fecha próxima de parto. Para el momento estarás más ansiosa y preocupada.

Durante estas últimas semanas de embarazo, el médico debe llevar un control más minucioso, al igual que en el primer trimestre, estos días previos al parto, el especialista debe cuidar a la madre de cualquier alteración, afección o síntoma fuera de los comunes. Por eso es necesaria la atención prenatal del tercer trimestre de tu embarazo.

¿Cómo se siente la madre?

  • Nuevamente, lo primero que hará el doctor es preguntarte cómo te has sentido las últimas semanas.
  • Revisará los temas surgidos en tu control anterior y resultados de análisis realizados que haya recibido.
  • También preguntará si has sentido contracciones o malestares como dolores de cabeza o hinchazón.

Preguntas sobre los movimientos de tu bebé

  • ¿Qué tan seguido sientes que el bebé se mueve?, esta pregunta la hará y sin duda también te va a recordar que le informes si notas que tu bebé está menos activo.
  • Puede incluso que lleves una cuenta de los golpecitos que te da tu bebé en un lapso de tiempo determinado, esto le dará una mejor idea al especialista sobre la frecuencia con la que se mueve el pequeño y evitar prevenir cualquier incidente.

Examen físico

  • En la revisión física, el médico te va a pesar y a medir la presión arterial y te revisará los tobillos, el rostro y las manos para ver si hay hinchazón.
  • Va a controlar el ritmo cardíaco del bebé, revisará tu abdomen y medirá la altura uterina para comprobar que el crecimiento de tu bebé vaya dentro de los parámetros adecuados.
  • Si ocurre que el tamaño del bebé no es apropiado, se te hará un ultrasonido para visualizar el crecimiento fetal y la cantidad de líquido amniótico.
  • A esta altura es posible que el médico pueda decirte si el bebé está o no en a posición ideal para el nacimiento, es decir cabeza abajo.
  • Si ya estás en la semana 36 y tu doctor no está seguro de que el bebé se encuentra en la posición ideal, programará una ecografía para confirmarlo.
  • Si tu embarazo se ha prolongado más allá de la fecha prevista, el médico te va a examinar el cuello del útero para decidir si es recomendable o no inducir el parto.
  • También tratará de determinar si la cabeza del bebé está “encajada” en la cavidad de tu pelvis mediante un examen vaginal.

Inyección de inmunoglobulina-Rh

  • En caso de que tu sangre sea Rh-negativo y la del padre no lo sea o no lo sepa con seguridad, es necesario que te hagas una examen para ver si tienes anticuerpos.
  • Luego de esto, se te aplicará una inyección de inmunoglobulina-Rh para prevenir problemas en el transcurso de tu embarazo y para asegurar que no vayas a tener en el futuro un bebé con sangre Rh-positivo.

Examen para descartar el estreptococo B

Existe una infección bastante común llamada estreptococo del grupo B. Entre la semana 35 y la 37 el médico va a sacar una muestra de la vagina y el recto para descartar la presencia de esta infección. Si das positivo en el análisis, se te administrarán antibióticos durante el parto.

 

 

 



Los probióticos en el embarazo
Te puede interesar:

Llegó el tercer trimestre de embarazo