Focos infecciosos en el hogar

cómo evitar la contaminación intradomiciliaria

Mantener realmente limpia nuestra casa no es nada fácil, muchas de las familias creen que con trapear el piso, lavar los platos y sacudir el polvo se mantiene el hogar libre de bacterias, pero en realidad no es así. Los focos infecciosos están más cerca de lo que pensamos y estos pueden afectar principalmente a nuestros hijos.

Que la casa se vea reluciente, no quiere decir que no tenga gérmenes o bacterias en su interior, existen múltiples objetos que absorben y acumulan cantidades inimaginables de bacterias y a veces no nos damos cuenta.

Desde el exterior a nuestro hogar

El concepto de foco de infección es uno de los más empleados en la salud pública, permite designar al núcleo desde el cual se irradia una infección. El foco de infección podría ser uno de los integrantes de nuestra familia que tenga alguna enfermedad o virus, si no se toman las precauciones del caso, tales como preservar el aislamiento de la misma, será muy difícil poder detener el contagio.

En nuestro hogar

  • Cuando nos acostamos depositamos en nuestro colchón, sábanas y almohadas cierta cantidad de células muertas que atraen ácaros.
  • Toda superficie húmeda es apta para desarrollar esporas de moho, éstas no son percibidas a simple vista y flotan en el aire exterior e interior, pero sólo producen moho cuando caen sobre superficies mojadas; existen muchos tipos de moho y ninguno crece sin agua o humedad.
  • El moho crece mejor en condiciones cálidas, mojadas y húmedas; la exposición al moho puede irritarte los ojos, la piel, la nariz, la garganta y los pulmones, también puede causar reacciones alérgicas o crisis de asma.
  • Los libros de tu biblioteca también pueden ser alimento para las plagas, allí se alojan ácaros del polvo, esporas de moho y minúsculas criaturas llamadas booklice.
  • Las telas, los tapetes, los animales disecados, ciertos adornos o el papel de la pared, pueden contener esporas del moho si se conservan en lugares húmedos.
  • Vigila especialmente los filtros, rejillas o lugares que atraen a las cucarachas, que pueden causar alergia y otros problemas de salud.
  • El polvo del hogar contiene partículas microscópicas de polen, moho, fibras de la ropa y telas, detergentes e insectos microscópicos (ácaros). Los ácaros del polvo, que incluyen fragmentos de ácaros muertos, son la causa principal de la alergia al polvo, y se acumulan en casi todos los muebles del hogar.

Tratamiento

  • Evitar estar cerca de moho y polvo, sin embargo el método más utilizado son las vacunas antialérgicas (inmunoterapia) para controlar los síntomas o para los momentos en que el agente no puede evitarse.
  • La tecnología ha cambiado a un nivel impactante, ya que los sistemas de limpieza tradicionales no permitían eliminar sino sólo desplazar la suciedad y los alérgenos.
  •  Al limpiar los muebles con una tela húmeda o una aspiradora, la captura de polvo, la caspa de animales y desechos orgánicos,  queda guardada en los paños, filtros o motores.
  • En mas de 48 horas este almacenamiento, contribuye al crecimiento de un hongo llamado Cladosporium, altamente dañino para las vías respiratorias.
  • En vez de lo tradicional utiliza un sistema Hyla, libre de filtros y que con sólo agua succiona esta gran cantidad de focos, permitiendo mantener el aire interior de tu hogar en condiciones saludables y el  nivel de humedad por debajo del 50%, óptimo para la respiración humana.
Temas: , , , ,

Te puede interesar:

¿Tomar paracetamol afectará a mi futuro bebé?