Cómo mantener segura e higiénica la leche materna (Incluye vídeo)

cómo mantener segura e higiénica la leche materna

Mantener a tu bebé protegido desde su nacimiento es una labor fundamental que debes cumplir como Madre. Por eso, es necesario que busques todos los elementos que te puedan ayudar a cuidarlo y fomentar su desarrollo.

Hay momentos donde las madres no pueden estar cuando su hijo necesita alimentarse, y de darse la lactancia exclusiva, será necesario que se extraigan leche para mantenerla cuando el pequeño lo necesite, preocupándose de conservar toda la seguridad e higiene para el bebé.

Algunas madres deben dejar parcialmente la lactancia porque trabajan, o bien porque se presenta algo que les impide estar en el horario que tiene su bebé para tomar pecho, en estos casos siempre es bueno tener la mayor ayuda posible.

Si para que tu bebé se mantenga sano lo mejor es la leche materna, tendrás que asegurarte que al extraerla tanto el extractor como el recipiente en que la guardarás estén correctamente esterilizados.

Pasos a seguir para mantener la leche materna segura y preservada

  1. Antes de extraerla, verifica que haya un lugar refrigerado donde puedas guardarla, de otro modo se dañará. Si la vas a usar durante el día o cuando mucho dentro de 24 horas, tendrás que guardarla en el refrigerador, en tanto, si planeas usarla una semana después, opta por congelarla en el freezer. Recuerda que la leche materna que se guarda en el congelador puede mantenerse hasta por seis meses si se conserva a una temperatura inferior a los 19ºC bajo cero. De guardarla a temperatura ambiente (promedio alrededor de 18ºC) durará 12 horas.
  2. De tener que usar la leche congelada, recuerda bajarla al refrigerador a lo menos seis horas antes del tiempo en que planees darla a tu hijo. Así evitarás que se eche a perder mientras se descongela.
  3. Los recipientes donde se guarde deben estar higienizados y libres de bacterias, puesto que en los primeros meses de vida de tu bebé, sus defensas recién comienzan a normalizarse.

Algunos tips que te servirán:

  • Cuando guardes la leche materna recuerda etiquetar el recipiente con el nombre de tu hijo y la hora de extracción, de ese modo evitarás confusiones y pérdidas en caso de que debas llevarla a algún lugar fuera de tu casa, como por ejemplo su Sala Cuna.
  • Al alimentar a tu bebé con la leche extraída, puedes mantenerla caliente poniendo la mamadera en un recipiente con agua tibia.
  • Escoge la mamadera de tu bebé considerando su edad, el tamaño de la mamadera, el material con que se hizo y algunas características que pueden ser de importancia, como si es anatómica.
  • Respecto a la elección del chupete para tu bebé, recuerda que el material también incide, como en el caso de los chupetes de silicona, que son más resistentes que los de látex, pero estos últimos se parecen más a la textura del pezón.


Relacionados

Te puede interesar:

Legado de una reina: La vida de Maya Berry Spear después de la tragedia