¿Por qué los niños piden un vaso de agua antes de dormir?

por qué los niños piden agua antes de dormir

Que los niños duerman las horas correctas es más importante de lo que creemos, cuando no descansan lo suficiente pasan el día con somnolencia y pesadez que no es agradable y tampoco beneficia el desarrollo y crecimiento del niño.

Pero si eres mamá o papá seguramente te ha pasado que a la hora de ir a dormir, tu pequeño desea un vaso de agua o algún otro deseo, sí, justo cuando ya estamos listos para descansar. Este no es motivo para perder la paciencia, sin embargo, nos encantaría que sepas por qué pasa esta situación.

Cuando los niños piden agua antes de dormir

Si te ha pasado esto alguna vez, seguramente habrás pensando que el niño olvidó tomar suficiente agua durante el día o se ha limitado a tomar sólo pequeños sorbos.

A raíz de esto comenzamos a buscar explicaciones a esta extraña situación porque cada vez son más los niños que le piden a sus padres un vaso de agua antes de dormir. Lo que es importante saber es que los niños no hacen esto con mala intención, sobre todo si son muy pequeños no tienen en su mente realizar actos intencionados o complejos, es decir, no lo hacen para agotar nuestra paciencia.

Algunos padres asocian el pedido de agua nocturno, con el deseo de querer compartir más tiempo de su presencia y compañía, pero, ¿acaso es mucho el tiempo que demanda tomar un sorbo de agua? Esta posibilidad también quedaría descartada.

Entonces, ¿por qué los niños piden agua antes de dormir?

La realidad detrás de esta petición nocturna es más compleja de lo que podemos pensar. Con este deseo los niños están (a veces involuntariamente) inquiriendo algo más, con esto, lo que ellos necesitan saber es si pueden contar contigo incondicionalmente, desean sentirse seguros de llegar a necesitar algo realmente importante durante la noche ¿Te lo esperabas?

Los niños son capaces de precisarnos y medirnos, por lo que, a través de esta situación sabrán que si llaman a mamá o papá, acudirán a su llamado, además esto les permite permanecer tranquilos y en confianza en la oscuridad que provoca la silenciosa noche.

¿Qué pueden comprobar pidiendo agua?

  • Que son amados por sus padres.
  • Son valorados y protegidos.
  • Permanecen confiados ante cualquier inconveniente.

Por lo tanto, lo que se precisa acá no es la paciencia de los padres, sino la capacidad que tenemos para responder sus llamados, de consolarlos, consentirlos y ayudarlos.



Relacionados

Promesas entre padres e hijos
Te puede interesar:

¿Qué sucede si no cumplimos una promesa a nuestros hijos?