¿Qué hacer si el bebé se niega a dormir la siesta?

Por qué el niño no quiere dormir su siesta

Dormir una siesta, ayudará a tu pequeño recargar energías y poder conciliar el sueño al llegar la noche. Cuando vemos que nuestros hijos están exhaustos, bostezan, se frotan los ojos y lloran, sabemos que necesitan dormir, pero es tanto el interés que mantienen en lo que hacen, que no quieren perder el tiempo durmiendo.

Por qué el niño no quiere dormir su siesta

Desde los seis meses cuando se vuelven más inquietos y curiosos y hasta cuando ya dan sus primeros pasos firmes, los pequeños comienzan a comprender que se están volviendo independientes y no necesitan tanto de mamá o papá para realizar algunas actividades

Es justo en este momento cuando tratan de mostrar su autonomía cada vez que pueden y se niegan rotundamente a tomar su siesta diaria, también por el hecho que, cada vez experimentan y entienden mejor el mundo que los rodea.

La siesta: Ritmo del sueño según su edad

  • Con el tiempo tu pequeñito comenzará a dormir menos en el día, tomando como mínimo una siesta diaria.
  • Entre los 13 y 18 meses, dejará de dormir por las mañanas, intenta que en esos momentos duerma una siesta justo después de su almuerzo.
  • Sigue con el ritmo de sus siestas, respetando horarios, él necesita una rutina para sentirse seguro. De esta manera le costará menos obedecer lo que le señalas antes de irse a la cama.
  • Si no va al jardín, intenta que duerma siempre en el mismo lugar, le ayudará a asociar la cama con el descanso. En cambio, si va al jardín, intenta que siga la rutina en ambos lugares.
  • Mantente firme ante la batalla de la siesta diaria, no dejes que se dé cuenta que te estás alterando.
  • Llévalo a su habitación, dile que está cansado, abrázalo, bésalo y tápalo. Si llora, debes tranquilizarlo, es peor si, te alteras, lo dejas solo y no lo consuelas.
  • Por lo tanto acude a su llamado, y si es necesario quedarse con él algunos minutitos, hazlo. Acostúmbralo de a poco a que pueda conciliar el sueño sin tu ayuda.
  • Si no quiere dormir, déjale algunos juguetes, libros o dile que debe estar tranquilo. Unas dos horas sin actividad le ayudará a recuperar energías.
Temas: , , ,

hermanos
Te puede interesar:

Los efectos de los celos entre hermanos