Método Montessori: De qué se trata y cómo aplicarlo en el hogar

método Montessori

El método Montessori puede aplicarse tanto en casa como en las aulas de clase. Con éste, los niños comprenderán cualquier contenido y se desarrollarán plenamente como seres humanos. Claro está que lo idóneo sería llevar todo el método a diario, no solo algunas actividades o materiales, pero por algo se puede empezar.

Para que lo conozcas si es el caso o recuerdes un poco sobre el tema te contamos que este método es una propuesta educativa desarrollada por la pedagoga María Montessori a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX y ha venido tomando auge en los últimos años. Tiene como objetivo principal  hacer énfasis en las actividades y estrategias dirigidas al niño, donde la simplicidad hable por sí sola y le permita al pequeño desarrollar sus sentidos a través de la exploración y la imaginación.

En  la actualidad, muchas mamás han acogido el método Montessori no solo como parte de la educación infantil, sino además como decoración y estímulo. Esto se generó con la finalidad de conseguir el desarrollo integral del niño, sus capacidades físicas y espirituales.

Así mismo, en este método se hace hincapié en la relación niño-familia-escuela, implementándose estrategias para impartir e intercambiar conocimientos a los chicos, a través del trabajo libre, utilizando para su ejecución material didáctico y ecológico.

Características del método Montessori

Una mente que absorbe: Como sabemos, nuestros hijos son como esponjas y absorben absolutamente todo. La capacidad que tiene la mente de un niño es extraordinaria porque logran captar todo lo que contemplan a su alrededor. Es precisamente aquí donde el rol de los padres juega un papel importante, debido a que está de parte de nosotros estimular sus habilidades innatas; es decir, moverse, gatear, caminar, hablar, mirar, por eso es necesario que el ambiente donde crezca el niño sea sereno y simple.

Los beneficios de una habitación Zen: Los padres debemos considerar la habitación de nuestros hijos como su templo, es su entorno más próximo e íntimo, donde seguramente pasará gran parte de su infancia, es por ello que en el método Montessori la simplicidad es esencial, así que si este es tu tema para la decoración del niño no te aproximes a amueblarla demasiado, ya que esto obstruye el espacio que necesita el niño para desenvolverse y explorar sus habilidades y destrezas. Es ideal, por ejemplo, una foto o cuadro en la pared, una caja o cesta con juguetes, la cama y el armario son suficientes para la habitación del niño.

Aprender a través del juego: A los niños les encanta jugar y que mejor estrategia que aprender a través del juego, esta es una de las estrategias del método. Para nuestro hijo todo consiste en jugar, y podemos aprovechar esta táctica para estimular al niño a explorar el mundo que lo rodea. Además, permite a los niños ser más independientes al aprender tareas cotidianas bajo la supervisión de sus padres, lo que es fundamental para construir su aprendizaje.

Crear un entorno así no es complicado y es un método aplicable a niños de distintas edades. También ten en cuenta que siempre debes estar atento a tus hijos mientras hacen sus quehaceres.

Consejos para Montessori en casa

Una cama adecuada para ellos: Ponles una cama baja a los niños, lo que les dará la libertad de levantarse para explorar su entorno siempre que deseen. No necesitarán que papá o mamá les ayuden a levantarse por las mañanas para jugar. Así mismo, adapta la pieza para su seguridad tapando los enchufes eléctricos, los muebles con orillas filosas o cualquier cosa pesada que pudiera caer sobre ellos.

El baño ideal para los pequeños: Se puede crear un baño especial para ellos o adaptar el que todos usan. Por lo general, aplicando este método se estimula a los niños a sentarse en el inodoro alrededor del año de edad. Para ello, puedes ayudarlos con orinales portátiles, asientos especiales para bebés, pelelas o recipientes, entre otros.

Cuida el exceso de estímulos: Para que los niños se concentren y logren aprender, se deben mantener a raya los estímulos en el hogar. Mantén la casa libre de desorden, para que sea un ambiente propicio para su desarrollo.

Toma en cuenta que La enseñanza del método Montessori abarca las áreas como: Vida práctica, sensorial, matemáticas, lenguaje, educación cósmica y que todas ellas se complementan entre sí, por ende, unas dependen de las otras conforme va creciendo el niño.

Por último, debes recordar que es muy importante que los lugares en los que los niños se desenvuelvan sean seguros, adaptados para ellos. Por ejemplo, su habitación, baño o cocina debe estar libre de objetos que los puedan dañar, pero al mismo tiempo, debe ser un ambiente que les permita alcanzar lo que necesitan, aumentando sus desafíos diarios.

Temas: , ,

Niños celíacos
Te puede interesar:

Niños celíacos: ¿Intolerancia al gluten?