La importancia de aprender inglés en la primera infancia

Beneficios de aprender inglés desde niño

El inglés ocupa el tercer lugar entre los idiomas nativos más extendidos en el mundo, estando por encima de este el español y el mandarín. Es una lengua transversal que a su vez ha influido en la creación y desarrollo de otros idiomas en otros países.

Es muy útil que los niños aprendan otro idioma además de su lengua materna, esto como parte de su desarrollo, aprendizaje y proyectos a futuro, incluso, especialistas han indicado que mientras más pronto aproximemos a nuestros hijos al aprendizaje de otro idioma, podrán hablarlo y escribirlo, tanto como el idioma nativo.

Aprender un segundo idioma durante la primera infancia (desde la gestación y antes de los 5 años), genera beneficios en el niño que repercutirán de manera positiva, entre los cuales se pueden destacar los siguientes:

  • Mayor desarrollo cognitivo.
  • Mejor capacidad de comunicación.
  • La mente se vuelve más flexible y creativa.
  • Mejoran las habilidades de resolución de problemas.
  • Rapidez mental.
  • Mejor concentración y atención selectiva.
  • Los hace entender que en el mundo existen otras culturas.
  • Ayuda a programar los circuitos cerebrales del niño.
  • Logran aprender otros idiomas con mayor facilidad.

Existen varios estudios y teorías que confirman la importancia de aprender inglés en la primera infancia, por ejemplo la tesis postulada por Wilder Penfield llamada “Método de la madre” que hace referencia a la enseñanza y aprendizaje de segundos idiomas en los niños. Este autor afirma que al estimular la escucha y el uso de palabras en un nuevo idioma, se producen cambios a nivel de corteza cerebral que facilitan la posterior adquisición de este y, lo que es más importante, su uso en forma natural, al igual que el idioma materno.

¿A qué edad debe comenzar el niño a aprender inglés?

  • Un niño menor de cinco años puede aprender un segundo idioma y hablarlo como un nativo.
  • Incluso si luego no lo practica durante un tiempo y lo retoma en edad adulta, podrá aprender el segundo idioma más fácilmente y casi sin acento, ya que su cerebro ha guardado los conocimientos adquiridos en edad temprana y los recupera en edad adulta.
  • La razón de ello, es que los niños poseen mentes más flexibles y abiertas, por lo que al ser expuestos a un nuevo idioma desarrollan algo más que su agilidad lingüística, además de tomarlo sin ansiedad, ya que no sienten presión para hablar si no es necesario, sino comprender primero para después emplear este nuevo aprendizaje en su comunicación cotidiana.
Temas: , ,

Qué hacer en un día de lluvia
Te puede interesar:

¡Está lloviendo! ¿A qué jugamos?