Innovadores útiles escolares para el ¡Regreso a clases!

útiles escolares

Para muchos la vuelta a clases o el ingreso al colegio por 1° vez en la vida es un momento dificil, y que mejor manera de paliarlo que dejando atrás la tradicional lista de útiles escolares incluyendo en la mochila productos entretenidos.

Con el fin de que los pequeños puedan disfrutar el colegio, el mercado ofrece toda una serie de útiles y artículos escolares con las imágenes de míticas figuras infantiles como son los Transformers o las amistosas y tiernas My Little Pony.

Entre este tipo de productos destacan los cuadernos con diferentes estampados y diseños, las mochilas que incluso se pueden comprar con ruedas, loncheras para llevar el almuerzo y un sin número de lápices de distintos tipo (pasta, tinta, mina, etc.). Por supuesto que no pueden faltar las gomas de borrar, sacapuntas, reglas y otros materiales imprescindibles en cualquier estuche.

Hoy es muy fácil encontrar en cualquier punto de venta, dentro de las grandes tiendas y supermercados a lo largo de Chile, mochilas, lápices, cuadernos, agendas, bolsos, estuches y loncheras con originales diseños para motivar a los niños a volver a clases, diciendoles por ejemplo que sus personajes favoritos estarán con ellos en todo momento.

Tecnología

A medida que avanza la relevancia de Internet en la vida cotidiana, más importante se van haciendo los dispositivos tecnológicos, sobre todo para los estudiantes. Es así como hoy los accesorios computacionales han pasado a formar parte importante de la tradicional lista de útiles escolares y ahora son infaltables en los estuches de los alumnos.

Un buen ejemplo de ello son los dispositivos USB, que cada vez se hacen más necesarios y permiten ayudar y facilitar las tareas de los estudiantes. De hecho el mercado ofrece algunos que están pensados especialmente para los escolares, lo que se nota fácilmente por los particulares diseños y colores de estos productos.

Temas: , , , , , ,

hablar de temas delicados con los niños
Te puede interesar:

¿Cuándo se deben hablar temas delicados con los niños?