Gastroenteritis en niños

Niño de 31 meses

La gastroenteritis en los niños es una de las causas más frecuente de diarrea, esta es una enfermedad caracterizada por la hinchazón del tracto gastrointestinal que está compuesto por el estómago y el intestino delgado, este trastorno debe ser tratado rápidamente porque puede causar en el bebé problemas de deshidratación.

Esta enfermedad se manifiesta en los niños a través de pérdida de apetito y vómitos, después de algunas horas comienzan a presentar diarrea. Lo preocupante de la gastroenteritis es la pérdida de líquidos y de sales a través de la expulsión del vómito.

¿Cómo puedo saber si es gastroenteritis?

Los síntomas son muy claros y las madres deben estar atentas si observan:

  • Vómitos o náuseas.
  • Diarrea contínua.
  • Dolor de barriga fuerte.
  • Fiebre.
  • Irritación alrededor del ano.

Existe la gastroenteritis viral y la bacteriana, por lo general con la gastroenteritis viral no hay mayor complicación y los padres no tienen de qué preocuparse porque es totalmente transitoria, los especialistas solo indican un tratamiento para aliviar los síntomas y evitar la deshidratación hasta que los niños se recuperen de la infección; pero, en las infecciones bacterianas producidas por esta enfermedad los doctores se ven en la necesidad de aplicar tratamientos como antibióticos que ayuden a desaparecer los malestares y la bacteria.

¿Cómo se origina la gastroenteritis?

Esta enfermedad es originada por microorganismos que se encuentran en los alimentos (Salmonella o E. coli) o agua que ha sido contaminada por diferentes bacterias.

Se puede transmitir de una persona a otra, o en muchos casos por el contacto directo con algún animal, esto sucede en el momento en que el niño se lleva las manos a la boca después de haber entrado en contacto con un posible foco infeccioso.

Recomendaciones

  • Si la deshidratación es moderada o grave puede ser necesario rehidratarlo por vía intravenosa.
  • Si el doctor determina que es una gastroenteritis viral pero de igual forma los síntomas no desaparecen, lo mejor es llevarlo a un centro médico hasta que se recupere.
  • Si les cuesta volver a la normalidad asegúrate de que tenga el hierro necesario en su cuerpo (por eso es importante consultar con su pediatra).
Temas: , , , ,

Trabajo y maternidad
Te puede interesar:

Trabajo y maternidad: ¿Cómo ligar los dos roles sin problemas?