¿Está bien discutir a la vista de los hijos? Averigua…

familia

La respuesta es No. Si bien es imposible concordar en todo con la pareja, es posible no evidenciar los desacuerdos frente a otros, sobre todo frente a los niños. En este artículo te hablaremos de las malas consecuencias de pelear delante de ellos.

  • Sentimientos de incomodidad y desconfianza

Cuando un niño ve a sus padres discutir, se queda en una situación muy incómoda, en la que no sabe cómo actuar para que la pelea se acabe. Esto les genera mucha inseguridad y temor.

  • Impacto emocional

Un niño que ha sido expuesto a discusiones de sus progenitores constantemente, se sentirá desprotegido, lo que se traducirá en graves problemas emocionales, afectando incluso su personalidad.

  • Mensajes incorrectos

¿Qué aprende un niño al ver pelear a los padres? Que es así como se arreglan los problemas. Esto hace que se relacionen inadecuadamente con otras personas; viendo como “normal” los gritos, insultos u otros comportamientos violentos. Si un niño se mal acostumbra a actuar así, será muy complejo deshacer estos hábitos.

¿Existen las discusiones constructivas?

En algunos casos, una discusión puede ser constructiva, en la medida que los gritos y malas maneras son reemplazados por argumentos respetuosos y calmados.

Si los niños ven que sus padres se comunican de esta manera, incluso cuando hay desacuerdos, aprenderán a expresar sus sentimientos para construir soluciones. Esto los transformará en adultos empáticos y hábiles socialmente.

No obstante, siempre será mejor no discutir de ninguna manera frente a los pequeños. Para no originar problemas en el futuro como la depresión o la inestabilidad emocional.

 


niña
Te puede interesar:

El reto de disciplinar a los hijos