El estilo de crianza autoritario

El estilo de crianza autoritario

En el largometraje «Freistatt» de 2015, el director Marc Brummund muestra las consecuencias que puede tener el estilo de crianza autoritario en niños y jóvenes. Aunque la película cuenta una historia ficticia, está basada en hechos reales y, en particular, denuncia el cuidado residencial en Alemania hasta la década de 1970.

En esa época, sin embargo, también prevalecía en muchas familias un estilo de crianza autoritario, análogo a los valores sociales, que incluía en particular la obediencia incondicional, la diligencia y el respeto incuestionable a las figuras de autoridad.

Estilo de crianza autoritario: ¿qué es?

El estilo de crianza autoritario es uno de varios estilos que definen los psicólogos sociales y los educadores. A veces denominado estilo de crianza dominante, el estilo de crianza autoritario está orientado a la obediencia y prioriza el trabajo y el desempeño. Se basa en gran medida en el castigo y la recompensa.

Hoy en día, el estilo autoritario de crianza ha perdido gran parte de su importancia en la crianza práctica, especialmente porque las investigaciones muestran que los efectos sobre los adolescentes son predominantemente negativos.

Estudios sobre crianza autoritaria de Kurt Lewin

El término estilo parental autoritario se remonta a los estudios sobre comportamiento parental realizados por el psicólogo social Kurt Lewin y sus colaboradores en los EE. UU., en la década de 1940, en los que se examinaban los efectos del comportamiento parental en el comportamiento de los adolescentes.

Los experimentos de Lewin ahora se consideran innovadores para la investigación de estilos educativos y estilos de liderazgo en los negocios. Para registrar los estilos de crianza, Lewin y su equipo examinaron el comportamiento y desempeño laboral de pequeños grupos, teniendo en cuenta los estilos de crianza clasificados para ello:

  • Autoritario
  • Democrático
  • Laissez-faire

En el experimento, el equipo estableció pautas específicas para cada estilo de crianza y, como resultado, observó el comportamiento de los miembros del grupo. En particular, se tomaron como base los siguientes aspectos:

  • Tomador de decisiones
  • Forma de realizar las tareas
  • Distribución de tareas
  • Intervención en la realización de tareas

Este estilo de crianza, todas las reglas son determinadas por el educador como autoridad y no se discuten dentro del grupo. Las decisiones individuales o las decisiones de todo el grupo no son posibles.

En el estilo autoritario de este tipo, solo la autoridad, es decir, el líder del grupo o el educador, decide cómo y con qué medios se llevan a cabo las tareas. El educador (padre) determina qué miembro del grupo asume qué tareas.

El estilo autoritario de crianza en la familia

Los padres que se apoyan en una crianza estrictamente autoritaria suelen exigir del niño una sumisión incondicional, que no admite palabra ni contradicción.

Las reglas se hacen cumplir a través del rigor y la dureza, pero el estilo de crianza autoritario no implica necesariamente el castigo corporal o el abuso.

Además del castigo, los elogios también se utilizan para lograr el objetivo educativo. Las prohibiciones e instrucciones no son justificadas por el educador, sino que deben ser seguidas sin cuestionarlas.

El estilo autoritario de crianza ofrece a los niños pocas oportunidades para el autodesarrollo. No aprenden a tomar sus propias decisiones y resolver conflictos con otros de manera orientada a objetivos.

Efectos de un estilo de crianza autoritario

En resumen, se puede decir que un estilo de crianza de este tipo puede, pero no necesariamente tiene que tener estas consecuencias:

  • Comportamiento agresivo del niño también en años posteriores
  • Baja confianza en sí mismo
  • Habilidades sociales bajas
  • Mayor riesgo de suicidio
  • Mayor riesgo de trastornos alimentarios

¡Criar a un niño de manera autoritaria ya no está de “moda”!

La reacción de los niños ante un estilo de crianza así depende, entre otras cosas, de la psiquis individual. También hay que tener en cuenta que en muchos casos la crianza no es responsabilidad exclusiva de los padres.

Los padres, maestros, educadores, abuelos y otros cuidadores juegan un papel importante en el desarrollo de un niño, lo que significa que la educación autoritaria en su forma más pura casi nunca ocurre en la realidad.


niño
Te puede interesar:

Un nuevo peligro para los niños: el secuestro virtual