¿Qué pasa cuando el niño rechaza a su papá?

el niño rechaza a su padre

En algunos casos los niños suelen rechazar a papá, esto durante su crecimiento, sobre todo si mamá está siempre presente, esto no quiere decir que no aman a su padre, o que no puedan pasar excelentes ratos con ellos, pero hay niños que, al momento de estar mamá y papá, este no quiere que su progenitor se le acerque y se apega más a su madre.

¿Por qué el niño rechaza a su padre?

En estos casos, las familias viven etapas de angustia y desconcierto, los padres se sienten apartados y pueden deprimirse considerando que el niño no lo quiere, no obstante, se trata de una etapa más del desarrollo de la psique infantil y no debe ser vista como un gran problema. Es una etapa que no todos los niños pasan, pero se debe estar preparado.

¿Qué hacer cuando el niño rechaza a papá?

  • Cuando un bebé es muy pequeño, la madre se convierte en su universo, él explora sus límites, quiere estar lejos y cerca de mamá.
  • Cuando cumplen los dos años, quieren conocer todo, no quieren nada, pero lo quieren todo. Lloran y se enojan, se apegan a su mamá, pero a la vez quieren seguir investigando, es un proceso donde hay que tener mucha paciencia.
  • Aquí aparece papá, este va ocupando cada vez mayor terreno en la vida emocional de su hijo, pero chocan cuando se aleja y vuelve a mamá buscando la seguridad y dar un gran salto para ser independiente. Es aquí donde el pequeño rechaza a su papá y lo aparta, pero el padre debe aprender a ser un pilar de confianza y seguridad para su hijo.
  • Su papá debe esperar atento y amorosamente, pero jamás con una presencia que se imponga y separe al menor en el momento de angustia con su mamá.
  • Para tolerar esta etapa lo mejor que puedes hacer es esperar a que el niño se adapte, estar a la altura, no te enfades, debes ser confiable y mostrar acciones positivas.
  • Puedes invitarlo a jugar donde debes estar pendiente si desea relacionarse contigo o alejarse, juegos que contribuyan a tener experiencias en común y donde la base es la confianza.

Si los papás no viven juntos, deben decidir en qué momento el niño puede estar con su padre, y estar preparados para entender cuando el niño no desee estar con la figura paterna si no tiene a su mamá cerca. No existe una solución, pero los padres pueden tener una relación cordial, hacer actividades comunes, mientras su hijo se muestra contento y receptivo.



Relacionados

Te puede interesar:

Repudio genera matinal ‘Mucho Gusto’ por “normalizar el maltrato infantil”