Zapatos escolares: ¿Cómo debe ser un zapato escolar?

Zapatos escolares

Evitar lo sintético y elegir el cuero, que permite una adecuada respiración y mayor adaptabilidad, es una de las recomendaciones de Gino Martínez, traumatólogo a la hora de invertir en calzados para niños en etapa escolar.

Cuando se trata de la salud de nuestros niños, es preferible prevenir que lamentar. Y el regreso a clases podría tener algunos riesgos como el uso de un mal calzado que podría provocar lesiones, heridas, contusiones y dolor.

Cómo deben ser los zapatos escolares

  • Como es un zapato que se usa todo el año se debe tener en consideración detalles no menores como el material con que son elaborados.
  • Los especialistas recomiendan evitar lo sintético y elegir el cuero, que permite una adecuada respiración y mayor adaptabilidad.
  • El zapato debe proteger el pie durante todo el año. El ideal es probarlo con calcetines y si es sintético será más propenso a producir hongos o bacterias.
  • Idealmente se debe considerar puntas amplias para la comodidad de los pies, el talón debe estar firme para evitar malas posturas. Y los ojales deben ser metálicos para evitar que se rompan cuando se ajustan los cordones.
  • La suela debe ser de goma, no de plástico, la lengüeta debe ser acolchada y preocuparse que las costuras estén parejas para no lastimar al menor.
  • Deben ser bajos y el pie debe quedar bien ajustado, que los dedos se muevan con libertad y que la planta sea flexible.
  • Debe tener un contrafuerte firme, evitando cargas, desgaste asimétrico y debe ser de un material que no acumule humedad, idealmente cuero o fibras semipermeables.
  • El niño debe sentirlo cómodo y liviano y no es necesario que tenga realces plantares especiales, salvo por alguna indicación específica en caso de existir problemas en los pies

“Un mal zapato puede ser aquel que no tiene la talla adecuada, ser muy rígido o cuya forma no se adapte al pie del niño. Un mal zapato puede provocar dolor, daño e incluso deformidades”, explicó el especialista.

Temas: ,

obligar al niño a comer
Te puede interesar:

5 razones por las que no debes obligar al niño a comer