Lo que no sabes sobre la lactancia artificial

Cuando hablamos de lactancia artificial nos referimos a la alternativa que utilizan muchas madres cuando la alimentación de pecho no es posible por razones médicas o por decisión de la madre.

Como es bien sabido la leche materna es uno de los métodos más eficaces para que el niño reciba los nutrientes necesarios, además este tipo de alimentación previene ciertas alergias. Sin embargo la leche de fórmula termina siendo una opción para las madres que no pueden llevar a cabo la lactancia materna.

Lo que no sabes sobre la lactancia artificial

  • Aquellas madres que no pueden amamantar a sus recién nacidos por cuestiones de salud deben estar tranquilas, pues la lactancia artificial también es una alternativa saludable. Las leches infantiles artificiales proporcionan a los bebés los nutrientes que necesitan para crecer y desarrollarse correctamente.
  • A algunas madres les preocupa que, si no amamantan a sus pequeños, no podrán crear un vínculo emocional fuerte con ellos. Pero lo cierto es que una mujer que quiera a su hijo siempre creará un amor grande y especial con él.
  • La madre sí puede crear vínculos fuertes con la lactancia artificial, pues existen métodos que te permiten tener contacto piel con piel aunque alimentes con un biberón.
  • Cuando se lleva a cabo la alimentación artificial los padres pueden aprovechar el momento para ayudar a la madre a alimentar al bebé, y así establecer un contacto más cercano con el niño.
  • Es una alternativa cómoda, pues ya sea mamá, papá o cuidador, pueden alimentar al bebé con el biberón.
  • Aunque la leche materna contiene nutrientes que hace que el niño se sienta saciado por más tiempo, no quiere decir que sea aconsejable alimentar al bebé desde el inicio con leche de fórmula.

La decisión de amamantar o de dar leche artificial es algo muy personal. Tener en claro las ventajas y los inconvenientes de cada método le puede ayudar a decidir a la madre qué es mejor para ella y para el bebé.



Relacionados

sentidos del bebé
Te puede interesar:

¿Das pecho? Preocupaciones normales de las mamás