¿La cesárea afecta en la lactancia materna?

cesárea

Muchas mamás dan a luz por cesárea y tras esta cirugía se encuentran débiles y sensibles, por lo que muchas se  preguntan si este proceso  afecta de alguna forma en la alimentación del bebé.

Sin embargo, los distintos médicos advierten que dar a luz por cesárea no es un obstáculo a la hora de dar pecho a nuestros hijos, pero si  necesitará un poco más de ayuda. Sobre todo, en las primeras horas y en los días posteriores a la intervención la mamá deberá contar con una persona ya sea la pareja, un familiar o una enfermera que la ayude a coger en brazos al bebé y ponérselo al pecho.

Cuanto más pronto la madre ponga al bebé al pecho, esto favorecerá el buen comienzo de la lactancia. Hoy en día, se amamanta al bebé muy rápido después de la intervención, siempre y cuando no haya complicaciones durante la operación. La madre puede hacerlo acostada, con el recién nacido y ocupar la postura que más le acomode.

Por otra parte, siempre se recomienda amamantarlo a libre demanda, ofrecerle el pecho cada vez que sea posible, logrando  mantener al niño lo más cerca posible de su madre y evitar los chupetes.

Las posturas de la madre a la hora de amamantar deben ser lo más cómoda posible durante los primeros días en que la madre permanece en la clínica. Debe usar una almohada extra para apoyar la cabeza y la espalda, ya que tendrá que darse la vuelta y girar su cadera, poco a poco, sin realizar movimientos bruscos que puedan lastimarle la herida.

Algunas madres prefieren amamantar sentadas. Por ello, tan pronto logran sentarse, sin generar mucha tensión en la herida, recuestan su espalda en la cabecera de la cama o se sientan en una silla. Ponen una almohada o cojín sobre las piernas no sólo para levantar al bebé y acercarlo al seno, sino también para proteger su herida provocada por la cesárea.

Por último, la posición denominada como  “sandía” es otra de las preferidas. Esta consiste en que  la madre debe estar sentada, pone un cojín debajo y al lado de su brazo. Entre tanto, el bebé se acuesta al lado de ella, sobre el cojín. En ese momento, la mamá toma la cabeza del bebé y la coloca cerca del pecho.

¿Qué te parece esta postura? ¿A ti cual es la que más te acomoda?


Qué comer en Navidad cuando estás embarazada
Te puede interesar:

Cómo influye la alimentación en la leche materna