Implante de mamas y lactancia

Implante de mamas y lactancia

Muchas madres se deben enfrentar a la lactancia después de haber aumentado el volumen de sus senos con implantes mamarios. Quizás te preguntes si la lactancia es compatible con los implantes, a continuación resolveremos algunas de tus dudas.

Si te realizaste una cirugía plástica en tus senos para aumentar su tamaño con implantes de silicona o de agua salina, puede que tus pezones estén un poco más sensibles que cuando no estabas embarazada o antes de dar a luz. También es posible que se produzca una hinchazón desproporcionada en tus senos, escalofríos y fiebre después del parto debido a la producción de leche.

Si optaste por ponerte implantes porque tus senos eran muy pequeños (senos hipoplásticos) puede que tengas dificultad en la producción de leche. Por lo que para solucionar este problema, deberás recurrir al extractor de leche cada vez que termines de amamantar a tu hijo.

Amamantar con implantes

Es probable que sí puedas amamantar con tus implantes, pero todo dependerá del tipo de cirugía que te has realizado. Las cirugías que se realizan a través de la axila o por debajo del pliegue del seno no deberían presentar grandes problemas. Desgraciadamente, el método más usado hoy en día es introducir los implantes a través de la areola mamaria, realizando una pequeña incisión por el borde de la areola en forma de media luna. Este tipo de cirugía es la que tienen más probabilidad de causar problemas en la lactancia.

Alrededor de la areola existen unos nervios que informan al cerebro para que produzca y libere dos hormonas, la prolactina y oxitocina, que son responsables de la producción de leche. Si durante la operación no se cortaron o dañaron estos nervios, podrás amamantar de manera parcial o total a tu bebé. Obviamente tus probabilidades de amamantar aumentan si el sistema de conductos mamarios no sufrió algún daño.

Aún no se registran informes de que la silicona salga de la bolsa de los implantes y pase a la leche. Sin embargo si esto sucediera, no sería tan dañino para el bebé ya que la silicona es semejante a una sustancia que se usa como tratamiento para los gases de los bebés.

En todo caso no podrás saber cuál es el verdadero daño de los nervios de tus senos debido a la cirugía hasta que tengas que dar de mamar. Informa a tu médico sobre la operación para que esté atento a la curva de crecimiento y desarrollo de tu hijo y así asegurarse de que esté tomando suficiente leche. Si tu suministro de leche es parcial y no es suficiente para alimentar a tu hijo, tú medico te indicará de complementar la leche materna con la leche de fórmula.

Si tienes en mente someterte a una cirugía plástica para aumentar el volumen de tus senos sin renunciar a amamantar, es mejor realizar la cirugía una vez que hayas tenido a tu último hijo y terminado de amamantarlo.


Beneficios de amamantar
Te puede interesar:

Cómo influye la lactancia en el habla de los bebés