6 Causas del destete

mujeres lactantes

Como sabemos, todo lo que hacemos tiene una razón de ser y el destete no podía quedarse atrás, revisa a continuación las causas más comunes del destete.

Aquí te presentamos 6 posibles causas

1.- Rechazo involuntario: pude ser por varios motivos, pero lo más seguro que sea por un problema de salud como:

Hipotiroidismo no diagnosticado: la mujer al no saber que tiene una alteración de la tiroides produce menos leche.

 – Estrés emocional porque nos asusta la responsabilidad de recibir a un recién nacido: el estrés disminuye la prolactina, que es la hormona que produce la leche. Es muy importante que consigas ayuda profesional para solucionar esta situación y puedas comenzar a amamantar a tu bebé, recuerda que esta leche producida por ti es un alimento esencial para el desarrollo de su organismo. 

Existen otras patologías más graves, pero son tan poco comunes que no vale la pena enumerarlas.

2.- Cansancio y dificultad al dormir: 

La madre trabaja mucho
Trastornos del sueño del bebé
Trastornos del sueño de la madre

Descansar un poco más y recibir ayuda de las personas que te rodean o conviven contigo, es una buena solución.

3.- Te duelen o arden los pezones: sobre todo cuando se es primeriza, es muy normal, y más aún cuando hay una falta de preparación. Es recomendable consultar con el médico para verificar qué está ocurriendo y solucionar el inconveniente para no dejar de dar leche al bebé.

4.- Presión por tu pareja: existe un momento en tus relaciones de pareja en el que se van a ver un poco afectados por el amamantamiento, pero si tienes una buena comunicación, puedes llegar a establecer prioridades y momentos juntos para desviar la opción del destete. Esto también dependerá de la edad del niño. 

5.- Te embarazas durante la lactancia o amamantas a dos hijos al mismo tiempo: en el primero de los casos consulta a tu médico si es seguro seguir dando leche a tu bebé. Por otra parte, en el segundo, cuando tienes gemelos o mellizos, o como en la causa anterior, estás amamantando y llega otro bebé, las mamás nos cansamos y debido a esto deseamos que acabe el proceso. En este caso lo más recomendable es apartar tiempo para cada uno de los niños y por separado dedicarles un rato especial. 

6.- Presión Social: cuando te sientes presionada por las personas que te rodean o por los comentarios de tus familiares y amigos en cuanto a cómo amamantar o si lo hace de una forma diferente a la que otros lo hacen, por la edad del niño, entre otras.

Finalmente, toma en cuenta que no tenemos un manual y que lo hacemos lo mejor que podemos, así que mientras tú y tu bebé estén y se sientan bien, nada más importa. Puedes darle leche hasta que el niño decida dejarlo en forma voluntaria.


lactancia y apego
Te puede interesar:

Minerales en la lactancia: ¿cuáles son los más necesarios?