Incontinencia urinaria en la mujer

Incontinencia urinaria en la mujer

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria o no intencional de orina. La incontinencia urinaria en la mujer también puede ser un problema embarazoso. Como ocurre con muchos síntomas potencialmente incómodos, las personas afectadas pueden dudar en hablar o hacer preguntas sobre su afección, incluso con el médico. La incontinencia urinaria ocurre con más frecuencia en mujeres que en hombres, y es mucho más común de lo que imaginamos. De hecho, es muy probable que conozcas a otras personas que se han visto afectadas por la incontinencia urinaria en tu círculo cercano.

La incontinencia no debe ser motivo de vergüenza cuando hables con tu médico. El hecho es que esta afección común se puede tratar mediante una variedad de enfoques, y no hablar sobre el problema significa que no tendrás acceso a tratamientos efectivos:

  • Cambios en la dieta
  • Medicamentos
  • Dispositivos de apoyo vaginal
  • Biorretroalimentación
  • Estimulación nerviosa,
  • Inyecciones para engrosar los tejidos pélvicos, y
  • Cirugía

Son las opciones de tratamiento posibles, según el tipo exacto y la gravedad de la incontinencia. También hay toallas absorbentes y ropa interior para quienes están preocupados de que el problema pueda manifestarse cuando están fuera de casa.

Las mujeres experimentan IU con el doble de frecuencia que los hombres. El embarazo y el parto, la menopausia y la estructura del tracto urinario femenino explican esta diferencia. Pero tanto las mujeres como los hombres pueden sufrir incontinencia debido a lesiones neurológicas, defectos de nacimiento, derrames cerebrales, esclerosis múltiple y problemas físicos asociados con el envejecimiento.

Las mujeres mayores experimentan IU aún con más frecuencia que las mujeres más jóvenes. Pero la incontinencia no es inevitable con la edad. La incontinencia urinaria femenina es un problema médico. Tu médico o enfermero pueden ayudarte a encontrar una solución. Ningún tratamiento funciona para todos, pero muchas mujeres pueden mejorar sin cirugía.

La incontinencia ocurre debido a problemas con los músculos y nervios que ayudan a retener o liberar la orina. El cuerpo almacena orina (agua y desechos eliminados por los riñones) en la vejiga, un órgano con forma de globo. La vejiga se conecta a la uretra, el conducto a través del cual sale la orina del cuerpo. Durante la micción, los músculos de la pared de la vejiga se contraen, lo que hace que la orina salga de la vejiga y entre en la uretra. Al mismo tiempo, los músculos del esfínter que rodean la uretra se relajan y dejan que la orina salga del cuerpo.

Ocurrirá incontinencia si los músculos de la vejiga se contraen repentinamente o los músculos del esfínter no son lo suficientemente fuertes para retener la orina. La orina puede escapar con menos presión de lo habitual si los músculos están dañados, provocando un cambio en la posición de la vejiga. La obesidad, que se asocia con un aumento de la presión abdominal, puede empeorar la incontinencia. Afortunadamente, la pérdida de peso puede reducir su gravedad.

¿Cuáles son los tipos de incontinencia urinaria femenina?

Incontinencia por esfuerzo

Si toser, reír, estornudar u otros movimientos que ejercen presión sobre la vejiga hacen que pierdas orina, es posible que tengas incontinencia de esfuerzo. Los cambios físicos que resultan del embarazo, el parto y la menopausia a menudo causan incontinencia de esfuerzo. Este tipo de incontinencia es común en mujeres y, en muchos casos, se puede tratar.

El parto y otros eventos pueden dañar el andamiaje que ayuda a sostener la vejiga en las mujeres. Los músculos del piso pélvico, la vagina y los ligamentos sostienen su vejiga. Si estas estructuras se debilitan, su vejiga puede moverse hacia abajo, empujando ligeramente hacia afuera de la parte inferior de la pelvis hacia la vagina. Esto evita que los músculos que normalmente fuerzan el cierre de la uretra se aprieten con tanta fuerza como deberían. Como resultado, la orina puede filtrarse hacia la uretra durante momentos de estrés físico. La incontinencia de esfuerzo también ocurre si los músculos que aprietan se debilitan.

La incontinencia de esfuerzo puede empeorar durante la semana anterior a tu período menstrual. En ese momento, los niveles reducidos de estrógeno pueden provocar una menor presión muscular alrededor de la uretra, lo que aumenta las posibilidades de fugas. La incidencia de incontinencia de esfuerzo aumenta después de la menopausia.

Incontinencia de urgencia

Si pierdes orina sin motivo aparente después de sentir repentinamente la necesidad o el impulso de orinar, es posible que tenga incontinencia de urgencia. Una causa común de incontinencia de urgencia son las contracciones inadecuadas de la vejiga. Las señales nerviosas anormales pueden ser la causa de estos espasmos de la vejiga.

La incontinencia de urgencia puede significar que su vejiga se vacía durante el sueño, después de beber una pequeña cantidad de agua, o cuando toca el agua o la escucha correr (como cuando lava los platos o escucha a otra persona tomar una ducha). Ciertos líquidos y medicamentos como los diuréticos o estados emocionales como la ansiedad pueden empeorar esta condición. Algunas afecciones médicas, como el hipertiroidismo y la diabetes no controlada, también pueden provocar incontinencia de urgencia o empeorarla.

Las acciones involuntarias de los músculos de la vejiga pueden ocurrir debido a daños en los nervios de la vejiga, el sistema nervioso (médula espinal y cerebro) o los músculos mismos. La esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer, los accidentes cerebrovasculares y las lesiones, incluidas las que ocurren durante la cirugía, pueden dañar los nervios o los músculos de la vejiga.

Vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva se produce cuando nervios anormales envían señales a la vejiga en el momento equivocado, lo que hace que los músculos se contraigan sin previo aviso. Para muchas mujeres es normal orinar hasta siete veces al día, pero las mujeres con vejiga hiperactiva pueden encontrar que deben orinar con más frecuencia.

Específicamente, los síntomas de la vejiga hiperactiva incluyen

  • Frecuencia urinaria: micción molesta ocho o más veces al día o dos o más veces por la noche
  • Urgencia urinaria: la repentina y fuerte necesidad de orinar inmediatamente
  • Incontinencia de urgencia: pérdida o chorro de orina que sigue a un impulso fuerte y repentino
  • Nocturia – despertarse por la noche para orinar

¿Qué dicen los expertos?

Las mujeres que tienen problemas para contener la orina, pueden solucionar su dificultad ya sea con fármacos o con una cirugía mínimamente invasiva.

Un tercio de las mujeres se ven afectadas por la pérdida de control de la vejiga, lo que las lleva a tener desde una leve fuga de orina, hasta la incontinencia urinaria en la mujer. Esta enfermedad no sólo afecta al aparato vésico-esfinteriano, sino que también es una afección que puede provocar cuadros depresivos, inseguridad, e incluso, retraimiento social.

Para que una mujer con incontinencia urinaria pueda sanarse, puede recurrir tanto a un tratamiento farmacológico o a una cirugía mínimamente invasiva, de rápida recuperación postoperatoria, y con efectividad de un 95%.

El Gineco-Obstetra, Doctor Enrique Oyarzún, explica: “Existen dos tipos de incontinencia urinaria en la mujer. Una es la de Urgencia miccional -en que la paciente tiene el deseo imperioso de orinar sin poder controlar esta sensación-, este tipo de incontinencia se trata con medicamentos. La otra, es la Incontinencia de Esfuerzo, que se distingue por la imposibilidad de contener la orina ante esfuerzos de intensidad variable, tan leves como subir escaleras o toser y otros más fuertes como levantar objetos pesados”.

Las mujeres que tienen esta afección, pueden padecer de un solo tipo de incontinencia urinaria, o una mezcla de los dos tipos. El 35% de la mujeres padece de incontinencia por esfuerzo, y entre sus factores de riesgo se encuentran: la edad -mayores de 50 años- el número de partos que han tenido y si el peso de los recién nacidos fue mayor al promedio, además, del consumo del tabaco y el sobrepeso.

“En relación al tratamiento, primero es fundamental la evaluación preoperatoria multidisciplinaria, para definir cuál es el tipo de incontinencia que presenta, para así poder programar un tratamiento quirúrgico que corrija en un sólo acto todos los problemas”, agrega el doctor Oyarzún.

“Actualmente el tratamiento quirúrgico se basa en el uso de prótesis, mallas o cintas sintéticas que permiten reparar las estructuras dañadas que causan la incontinencia. Es una cirugía poco invasiva, de rápida recuperación y con porcentajes de recuperación exitosa de alrededor del 90 a 95%, sobre todo si existe una adecuada evaluación preoperatoria”, destaca el especialista.

Temas: , ,

dolor menstrual
Te puede interesar:

Dolor menstrual ¿Puede deberse a algo más?