Tumores del endometrio y flujo menstrual abundante

pólipos uterinos

Los pólipos uterinos pueden ocasionar hipermenorrea o abortos espontáneos al afectar la cavidad endometrial.

Los pólipos uterinos son tumores, en su mayoría benignos, que crecen en el endometrio o capa interna que reviste las paredes del útero. Su presencia suele ser asintomática, pero el excesivo flujo menstrual es su señal más frecuente.

Éstos, también conocidos como pólipos endometriales, tienen una forma alargada, a veces muy vascularizados. Pueden ocasionar un aumento del flujo menstrual o hipermenorrea o causar abortos espontáneos al alterar la cavidad endometrial, lugar donde se implanta el embrión.

Aunque la ciencia médica no ha logrado precisar con exactitud el origen de esta enfermedad, el doctor Enrique Oyarzún, precisa que su aparición se asocia a la estimulación de hormonas estrogénicas.

El desarrollo de los pólipos uterinos aumenta con la edad, sobre todo durante el periodo fértil de la mujer. Los factores que ayudan a desarrollar esta afección son: la obesidad, anovulación crónica y el uso prolongado de tamoxifeno, medicamento que se usa en el tratamiento de cáncer de mama. Además, pueden tener una mayor asociación con cáncer si aparecen después de la menopausia.

Síntomas

La mayoría de las veces la presencia de pólipos uterinos no presenta síntomas, sin embargo, la manifestación más recurrente de esta afección suele ser la hipermenorrea o flujo abundante de menstruación. Aunque con menor frecuencia, también pueden provocar problemas de fertilidad, al ocupar gran parte del interior del útero u obstruir el pasaje hacia las trompas de Falopio.

Tratamiento

Una vez diagnosticados los pólipos endometriales, a través de un examen de histeroscopía, se deben extirpar con una cirugía denominada Resectoscopía. Todos los pólipos sintomáticos deben ser tratados.

El tratamiento consiste en la extirpación dirigida bajo visión histeroscópica, que es un procedimiento mínimamente invasivo. Se introduce un endoscopio al interior del útero con una pequeña cámara de video e instrumentos para cortar y extraer el pólipo para su estudio biópsico. Aunque en la mayoría de los casos, los tumores uterinos son benignos, de todas maneras se debe realizar una biopsia como un examen de rigor, para detectar eventuales células malignas.

El doctor Enrique Oyarzún, explica: “En pacientes con regla excesiva la incidencia de pólipos uterinos es de 8.9%: de ellos, un 74% fueron benignos, un 23% presentaron cambios premalignos y un 1.5% presentaron cambios malignos”.

Actualmente, gracias a cirugías mínimamente invasivas y con total certeza de éxito, las pacientes se pueden sanar de esta enfermedad. “Antes esta patología obligaba a cirugías ineficientes como el legrado -procedimiento quirúrgico destinado a sacar algún contenido desde el interior del útero-, que se hacía a ciegas, por lo tanto, no daba certeza de si se extraía completamente el pólipo, o también obligaba a cirugías mayores como histerectomías”, concluye el doctor Oyarzún.

Temas: , ,

La doctora Marcela Potin nos habla sobre la meningitis
Te puede interesar:

Cáncer de ovario