Cáncer de cuello uterino

La depresión posparto como trastorno de estrés

El cáncer cervical es la primera causa de muerte por tumores ginecológicos y la cuarta, considerando todos los cánceres en el país.

Experto: Dr. Erique Oyarzún, gineco-obstetra en la Clínica Universidad de los Andes.

El cáncer cérvico-uterino asociado a unos tipos oncogénicos de Virus Papiloma Humano (VPH) -se transmiten por vía sexual-, es un problema de salud pública y constituye la quinta causa de muerte de la población femenina en Chile. El cáncer de cuello uterino tiene una etapa previa conocida como lesiones precancerosas, que dura hasta diez años, lo que permite ser detectada con el examen Papanicolau (PAP).

Este examen lo deben realizar las adolescentes apenas inician su vida sexual, y las mujeres vírgenes deben realizarlo a una edad cercana a los 30 años.

Fase precancerosa

La mujer que presenta alteraciones precancerosas debe ser evaluada con una biopsia. Si este examen confirma la lesión, para que la paciente no vea comprometida su fertilidad, se puede escindir la zona afectada. Existen distintas técnicas para tratar este tipo de patología, entre ellas se encuentran la conización o cono. Este es un procedimiento quirúrgico en el cual se extrae todo el tejido afectado en forma de cono del cuello uterino.

Sin embargo, actualmente es más utilizada la escisión electroquirúrgica con asa. En esta técnica se usa corriente eléctrica que pasa por un alambre delgado que termina con forma de aro, para extirpar tejido en condiciones anormales. Este método tiene una eficacia cercana al 100%.

En mujeres jóvenes cuyo tumor sólo compromete el cuello, es menor de dos centímetros y, quienes lo padecen, no quieren perder su capacidad reproductiva, se utiliza una técnica quirúrgica para extirpar el cuello uterino en su totalidad, así como también sus elementos de sostén en la pelvis y los ganglios linfáticos regionales. Luego que se ha extraído el tumor y los ganglios, el cuerpo uterino es unido a la vagina.

Cáncer cérvico-uterino

Una vez que el cáncer de cuello uterino ya está desarrollado, el tratamiento a seguir puede ser la cirugía. Si está limitado al cuello, se extirpa el cuello por completo, sus elementos de sostén de la pelvis y también los ganglios linfáticos de la pelvis. En caso de que la lesión comprometa estructuras de sostén del cuello uterino o se extiende a la vagina, lo más aconsejables es el tratamiento con radioterapia asociado o no a quimioterapia.

Prevención del cáncer de cuello uterino

Como el inicio de la vida sexual activa en la población adolescente se ha adelantado de manera significativa en los últimos años, es perentoria la prevención y control de las enfermedades e infecciones de transmisión sexual.

Además de la abstinencia y tener sólo una pareja, otra medida para evitar el contagio del Virus Papiloma Humano (VPH) -que se transmite por contacto sexual-, y por consiguiente el cáncer cervical, son las vacunas. Lamentablemente, por su alto costo, gran parte de la población femenina no puede acceder a ellas.

La administración de esta vacuna debe ser antes del inicio sexual, es decir, a los 12 ó 13 años de edad. El doctor Enrique Oyarzún, gineco-obstetra en la Clínica Universidad de los Andes, considera: “Lo elemental en la lucha contra el cáncer cervical en países en vías de desarrollo como el nuestro, es educar a la población en riesgo e incrementar la cobertura del PAP en esas pacientes”.

“El énfasis debe estar en la educación de la población más que pretender vacunar a todas las adolescentes. Uno como médico también debiese darse el tiempo para educar en la consulta sobre vida sexual segura y sana”, opina el gineco-obstetra.

Por último, el doctor Enrique Oyarzún, plantea la necesidad de implementar en un largo plazo la vacunación masiva contra el VPH, para que haya un acceso igualitario a esta eficaz y recomendada medida de prevención.

Temas: , , ,

Mujer sentada en el sillón
Te puede interesar:

Síndrome de Ovario Poliquístico