Diagnóstico de un problema de fertilidad: ¿Cómo llegar a él?

Fecundación- Diagnóstico de un problema de fertilidad

Tú, tu pareja y tu médico formarán un equipo, y trabajarán juntos conseguir el diagnóstico de un problema de fertilidad tanto en ti como en tu marido.

Los sistemas reproductivos masculino y femenino son sumamente complejos, y los especialistas en fertilidad hoy en día son como detectives con alta tecnología, entrenados para descubrir — y, con suerte, reparar — los problemas técnicos de esta admirable maquinaria, por eso el diagnóstico de un problema de fertilidad, no es algo imposible.

Dado que los problemas de fertilidad son una preocupación compartida, tú y tu pareja deberían asistir juntos a la primera cita. Si es posible antes de ir a la consulta, averígua y envíale a tu médico una copia de las pruebas que te hayan realizado junto a tu historia clínica  y, cuando vayas a la cita, lleva contigo otra copia a fin de evitar la complicación y el gasto de repetir estudios médicos ya realizados.

Ten presente que te harán preguntas muy detalladas acerca de tu menstruación, como por ejemplo, cuándo menstruaste por primera vez, con qué frecuencia tienes tus periodos, si éstos son abundantes o leves y si sientes dolor intenso antes o durante el ciclo.

También te harán preguntas específicas acerca de tu historia sexual, tales como por ejemplo, si tuviste infecciones de transmisión sexual, abortos espontáneos o abortos provocados, la frecuencia con que mantienes relaciones sexuales, si usas lubricantes y demás. Muy poco de tu vida privada seguirá siendo privado, por lo cual es bueno que estés segura de sentirte cómoda con tu médico.

Para el diagnóstico de un problema de fertilidad en los hombres:

Hay dos pruebas que los involucran directamente en el diagnóstico de un problema de fertilidad.

Análisis del semen: Se te pedirá que produzcas una muestra de semen dentro de un recipiente específico de muestras. El médico examinará tus espermatozoides con un microscopio para efectuar el recuento y visualizar su forma, aspecto y movimiento.

Prueba postcoital: El médico utilizará este procedimiento para evaluar la interacción entre tu semen y el moco cervical de tu pareja. Se te pedirá que tengas relaciones uno o dos días antes de que tu pareja ovule. Luego, en las 24 horas siguientes, el médico recogerá una muestra de su moco cervical para analizarlo.

El médico examinará la calidad del moco cervical y la energía con que se mueven tus espermatozoides. El movimiento de los espermatozoides puede indicar la presencia de anticuerpos en el mucus cervical que impidan el avance de los espermatozoides.

¿Qué posibilidades tenemos de que se determinen con claridad las causas del problema?

En muchas situaciones los problemas de fertilidad se deben a varios factores, algunos de los cuales son más difíciles de detectar que otros, por eso no siempre es posible un diagnóstico preciso. Para el 10% o el 15% de los casos, las pruebas no revelan ningún tipo de anomalía. Los médicos describen a estas pacientes como «problemas de fertilidad no explicados». Por suerte, incluso los problemas no explicados se pueden tratar.

 


La cafeína afecta la fertilidad
Te puede interesar:

Cafeína y fertilidad: ¿Cuál es la relación?