9 pruebas de fertilidad para diagnosticar problemas en mujeres

Pruebas de fertilidad

Después de examinar tu historial clínico, el médico les pedirá a ti y a tu pareja que se hagan un estudio completo. Esta evaluación inicial probablemente incluya algunos o todos los análisis que se describen a continuación, pues son pruebas de fertilidad que determinarán tu capacidad para concebir.

¿Qué pruebas de fertilidad nos harán?

Ten en cuenta que muchos de los estudios y pruebas de fertilidad que te harán se deben realizar a comienzos de tu ciclo menstrual, de modo que quizás necesites reorganizar tus actividades para poder disponer del tiempo necesario para hacerlos.

  1. Análisis de sangre:

    Te harán varios análisis de sangre para que el médico pueda verificar tu producción de hormonas. Esto incluye los niveles de la hormona estimulante de la tiroides o tirotropina (TSH), la hormona folículoestimulante o folitropina (FSH), la hormona luteinizante o lutropina (LH), el estrógeno, la prolactina y, algunas veces, los andrógenos o la progesterona.

  2. Prueba de estimulación con clomifeno:

    Este estudio se realiza con el fin de que el médico disponga de una mayor información acerca de cómo están funcionando tus ovarios y cuál es su respuesta al medicamento para aumentar la fertilidad.

    Te harán un análisis de sangre en el tercer día de tu ciclo para verificar los niveles de folitropina (FSH) y de estradiol. Luego, en el quinto día posterior al inicio de tu ciclo, empezarás a tomar citrato de clomifeno (Clomid), que es un medicamento para la fertilidad, y lo tomarás por cinco días.

    El médico volverá a analizar los niveles de hormonas en el décimo día de tu ciclo. Los resultados le proporcionarán información sobre cómo respondes a la terapia de fertilidad y qué tan agresiva deberá ser.

  3. Control de la temperatura corporal basal:

    El médico puede pedirte que lleves un registro de tu temperatura corporal basal para saber si estás ovulando.

    Tendrás que tomarte la temperatura cada mañana al despertar, por lo menos durante un mes, y la tendrás que anotar ordenadamente en una planilla. Cuando tu organismo libere progesterona después de la ovulación, notarás un leve aumento de la temperatura.

    También puedes usar un kit de predicción de la ovulación que se vende sin receta médica. El kit detecta el aumento en tu orina de la lutropina (LH), lo que indica que estás a punto de ovular.

  4. Biopsia endometrial:

    Esta biopsia se hace para evaluar la calidad de las paredes del útero además de determinar si estás ovulando. Anteriormente, este rápido procedimiento de consultorio era una parte sistemática de la evaluación. Ahora es menos usual, pero puede proporcionar información útil para aquellas mujeres con abortos espontáneos recurrentes o intervalos breves entre la ovulación y el comienzo de la menstruación.

    Para hacer esta prueba de fertilidad el médico extraerá de las paredes de tu útero una pequeña porción de tejido endometrial. La biopsia se debe hacer justo antes de menstruar. El procedimiento puede ser incómodo y algunas veces es necesario repetirlo.

  5. Histerosalpingograma (HSG):

    Este procedimiento de rayos X le permitirá a tu médico observar si tus trompas de Falopio están abiertas. También ayuda a detectar si el contorno y el interior de tu útero están normales o si tienes pólipos, fibromas, tejido cicatricial u otras anomalías del útero que pudiesen afectar tu fertilidad.

    El médico te inyectará un colorante azul en el útero y en las trompas de Falopio través del cuello del útero, y seguirá sus movimientos mediante rayos X.

  6. Laparoscopia:

    Esta cirugía ambulatoria que se efectúa bajo anestesia general permitirá al médico observar tus órganos pélvicos en busca de indicios de cicatrices o endometriosis. Por lo general, la laparoscopia se realiza cuando los resultados del histerosalpingograma (HSG) son anormales, o cuando tienes dolor pélvico o factores de riesgo de enfermedad pélvica, como por ejemplo infecciones pélvicas o una cirugía anterior.

  7. Ecografía (ultrasonido) de la pelvis:

    El médico utilizará este procedimiento indoloro para verificar el grosor de las paredes uterinas, averiguar si tus folículos están creciendo antes de la ovulación y también identificar cualquier problema en la pelvis y los ovarios, como quistes ováricos o fibromas.

  8. Prueba postcoital:

    El doctor usará este procedimiento para evaluar la interacción entre el moco cervical y el semen de tu pareja.

    Se te pedirá que tengas relaciones en un día determinado de tu ciclo menstrual. Luego, en las 24 horas siguientes, el médico recogerá una muestra de tu mucosidad para hacer la prueba. Examinará la calidad del moco cervical y la energía con que se mueven los espermatozoides. El movimiento de los espermatozoides puede indicar la presencia de anticuerpos en el moco cervical que impidan el avance de estos.

  9. Histeroscopia:

    Esta es una de las pruebas de fertilidad a la que tu especialista puede recurrir cuando el histerosalpingograma (HSG) muestre determinados problemas potenciales. Durante este procedimiento, el médico te colocará a través del cuello uterino un minúsculo y delgado tubo con una cámara en su extremo, llamado endoscopio. Desde la cavidad del útero podrá observar si tienes fibromas, pólipos u otras anomalías que pudiesen afectar tu fertilidad.

    Si bien el procedimiento no le permite al médico evaluar las trompas de Falopio, le ofrece un claro panorama de tu útero, y algunas veces le da la oportunidad de corregir el problema en el momento del procedimiento.


Consejos para quedar embarazada
Te puede interesar:

7 consejos para quedar embarazada