Estimulación auditiva

bebé

Desde que el bebé nace, se debe hablar pronunciando las mismas palabras al comenzar a hacerlo.

Esto permitirá generar interacciones que establecerán un patrón, las que crearán en el pequeño un sentido de confianza en su mundo.

Al conversarle al bebé, no olvides:

  • Preparar el terreno repitiendo frases con mucho amor.
  • Susurrarle en su oído derecho.
  • Dirigirse a él por su nombre lo más frecuentemente posible.
  • Mirarlo a los ojos cuando le hables.
  • Responder a sus ruiditos e intentos de “conversar”.
  • Incrementar gradualmente la cantidad de tiempo que le hablas.

Al comunicarse con el bebé, debes:

  • Usar un vocabulario simple.
  • Procurar una melodía en la voz, usando un tono alto.
  • Exagerar la fonación.
  • Fijarse en la pronunciación fonética.
  • Preferir frases cortas y sencillas.
  • Hacerle hartas preguntas.

Los expertos señalan que el buen desarrollo de la coordinación motriz tiene una relación especial con la música clásica. Los papás pueden asegurarse de estimular correctamente a sus hijos al ponerles canciones o cantarlas ellos mismos.

¿Cómo puedes saber si al bebé le gusta la música que le pones? Algunas señales indican comodidad son si, al ponerle las melodías, se calma, abre sus ojos, flexiona sus dedos o se acurruca en tus brazos.

Beneficios de la estimulación auditiva

  • Es más fácil que reconozca a sus papás y a otros cercanos, favoreciendo su sociabilización.
  • Anima a que ambos hemisferio cerebrales (izquierdo y derecho) trabajen juntos.
  • Desarrolla el sentido de la tonalidad en su oído.
  • Causa una mejor experiencia de su ser, conociendo su nombre y que éste lo identifica.
  • Va comprendiendo en mayor modo el lenguaje, y mediante el balbuceo lo adquiere mejor.
  • Su coordinación motora y ritmo se desarrollan adecuadamente.
  • Incrementa la agudeza musical y la memoria auditiva.
  • El bebé se tranquiliza más rápidamente.
  • Al preferir ciertos estímulos, su atención crece.


memoria de los bebés
Te puede interesar:

7 errores comunes que cometes a la hora de estimular al bebé