Estimulación prenatal para el 3° trimestre

cansancio durante el embarazo

En los últimos meses del embarazo, el bebé ya puede chupar su dedo, le da hipo y percibe los cambios del exterior, por lo que es el mejor momento para estimularlo.

Experto: Dafnis Zambrano, especialista en estimulación prenatal

La estimulación prenatal durante el trimestre de embarazo ayuda al bebé a comunicarse con su familia, enfocar su atención e identificar y discriminar voces y sonidos provenientes tanto del vientre materno como del exterior. Ésto lo ayudará a afianzar cada vez más el vínculo afectivo con sus padres, sus hermanos, si los hay, y en general con el grupo familiar antes de nacer.

De a poco entenderá que estos sonidos tienen significado y pueden ser usados para comunicarse. Así comienzan los primeros pasos para el desarrollo del lenguaje, mediante la asociación de la palabra con su significado.

El bebé está conectado plena e íntimamente con la madre. De hecho algunas investigaciones no sólo han demostrado que el bebé puede oir, ver, saborear, sentir y moverse sino que también evidencian que a partir del 5° mes de gestación oyen. Aproximadamente en la misma fecha el sentido de la vista ya funciona pues frente a estímulos externos, hay cambios en su comportamiento.

En elmes, percibe lo que pasa en el mundo exterior, reconoce ruidos, voces y desarrolla preferencia por la música suave. En este momento, abrirá los ojos por vez. En efecto, ya ve, reacciona a los cambios de luz y puede seguir una fuente luminosa por lo que es el mejor momento para realizar una estimulación prenatal a su sentido visual.

Durante el mes, el sistema nervioso está formado y listo para operar y en el continuará creciendo y desarrollándose, al mismo tiempo que suceden transformaciones fisiológicas que lo prepararán para salir al mundo exterior.

Dafnis Zambrano entrega algunas técnicas y actividades que puedes realizar en el hogar para estimular a tu bebé durante el trimestre de embarazo.

Estimulación del centro de equilibrio

Esta estimulación se realiza a través de las diferentes posiciones que toma la madre durante el embarazo en su vida normal o mediante ejercicios físicos (es importante que éstos siempre estén apoyados por una respiración adecuada).

El feto, dentro del útero, se informa de su posición, recepcionando si la madre se encuentra de pie o en una postura que afecte su equilibrio intrauterino, logrando así desarrollar su centro de equilibrio y poniéndolo en alerta.

Estimulación del tacto

Apreta por 5 segundos tu abdomen desde la cadera hacia el ombligo, sueltalo y vuelve a repetir el ejercicio. Frota o acaricia tu “guatita” con las yemas de los dedos en forma circular y dile a tu bebé: “te estoy acariciando”.

Da sobre el abdomen palmadas suaves, a un lado luego al otro, después arriba y por último abajo.

Estimulación del oído, su futuro vocabulario y el sentido de ubicación

Esto lo lograrás con el simple hecho de que cada vez que vayas a hacer algo, se lo comuniques al bebé, para que ambos obtengan el mejor provecho de ese momento. Indica al bebé con palabras la acción a realizar, así:

  • Al caminar, dile “estoy caminando, camino, camino, camino”.
  • Al sentarte, di “me voy a sentar, ahora estoy sentada”.
  • Al ir a dormir o descansar, también debes informarselo: “voy a dormir o voy a descansar aquí”. Recuerdale que es de noche. Como estará oscuro aprovecha de descubrirte el vientre para que observe la oscuridad.

 

Puedes elegir una canción para cada uno de estos momentos y cantarsela o ponerla en la radio, aprovecha de moverte rítmicamente al son de la canción que escuchas, bien sea cumbia, salsa, vals, etc.

Durante el día notarás que hay ciertas acciones y sonidos que lo excitan o lo calman, cuando algo de esto suceda le comunicas de qué se trata. Si cuando escuchas una bocina de auto realiza una fiesta de pataditas en tu vientre le explicas: “hijo, ese sonido que escuchaste es una bocina de auto”.

 

Además es bueno narrarle cuentos y recitarle poesías. Para que reconozca la voz del papá, los hermanos, abuelos y tíos es fundamental que ellos hablen con él. Por ejemplo decirle: “hola bebé soy tu….”

No olvides nunca manifestarle tu amor y lo feliz que estás por su llegada.

Estimulación del vínculo

Al igual que en los trimestres anteriores, se debe realizar la técnica de relajación junto con la visualización. Para ello, necesitas ponerte ropa cómoda y escoger un lugar de tu casa con iluminación tenue, música suave, que también tenga una cama o un sillón cómodo.

Te ubicas en una posición agradable, de preferencia sentada. Cierras los ojos, comienzas a inhalar lenta y profundamente, luego exhalas, concentrándote sólo en sentir la música que te relaja. Tensas tus músculos mientras inhalas y los sueltas cuando exhalas; comienzas primero con los pies, haciéndote consciente de ellos, sigues con las piernas, el abdomen, los brazos, las manos, los hombros, hasta llegar a la cabeza. Ahí te centras en los párpados, la boca y la mandíbula, también los tensas al ritmo de la respiración.

Durante todo el ejercicio debes acariciar tu vientre con una de las manos –o con ambas, según tu preferencia-, haciendo movimientos circulares. En el tercer trimestre debes acariciar la zona de tu vientre donde sientas que está la espalda de tu hijo.

Lo imaginas en tu abdomen, listo para salir a conocerte. Puedes verlo abrigadito, cómodo; en este momento le dices que lo amas y le envías muchos pensamientos positivos. Le cuentas que sientes temor o ansiedad por su llegada, pero que al mismo tiempo estás feliz, que sólo quieres abrazarlo para seguir entregándole el amor que le has transmitido durante todos estos meses.

Estimulando el lazo entre padre e hijo

Como el embarazo es una tarea compartida entre ambos padres, una muy buena forma para que el padre estimule a su hijo es el juego que la especialista en estimulación prenatal, Dafnis Zambrano, nos explica. “El papá da suaves golpecitos sobre el abdomen de mamá, hablándole a su hijo con la cara pegada al vientre, diciéndole que lo ama y que ambos están felices por su llegada. El bebé responderá dando pataditas desde adentro, aprenderá a reconocer la voz de su papá y a jugar con él”.

Al igual que en el segundo trimestre, deben continuar cantándole, poniendo música que le guste y narrándole cuentos.

Estimulando la visión

Descubre tu vientre frente a una fuente de luz artificial o la ventana durante un día soleado. Cuando la guatita esté descubierta cuéntale que se trata de luz o de día si así lo prefieres: “hijo, esta es la luz del día”. En tanto, cuando cubras el vientre dile que se trata de oscuridad o de la noche: “bebé, esta es la oscuridad” o “hijo, esta es la noche”. Recuerda que puedes llamarlo por su nombre en caso que ya lo tengas decidido, o también por un apelativo amoroso con que lo hayas identificado durante todo el embarazo.

Nuevamente con tu vientre descubierto, ubica una fuente de luz enfrente –como una lámpara o una linterna de potencia media- y muévela lentamente en distintos sentidos, de izquierda a derecha, de arriba abajo y en círculos, según tu preferencia. De este modo, tu bebé dentro del vientre podrá seguir la fuente de luz, centrando su atención en ella.

 

 


Relacionados

embarazada
Te puede interesar:

Estimulación musical prenatal