Hemangiomas en bebés ¿Qué son y cómo tratarlos?

hemangiomas en bebés

Quizás en alguna oportunidad has escuchado a un familiar o amigo hablar sobre los hemangiomas en bebés y en su momento sientes que desconoces el término a tal punto que quisieras saber detalladamente a que se refieren cuando hablan de hemangiomas en bebés.

¿Qué son los hemangiomas en bebés? 

Los hemangiomas en bebés, o hemangiomas infantiles, son crecimientos no cancerosos de vasos sanguíneos. Son los crecimientos o tumores más comunes en los niños. Por lo general, crecen durante un período de tiempo y luego desaparecen sin tratamiento.

No causan problemas en la mayoría de los bebés. Sin embargo, algunos hemangiomas pueden abrirse y sangrar o ulcerarse. Esto puede resultar doloroso. Dependiendo de su tamaño y ubicación, pueden desfigurar. Además, pueden ocurrir con otras anomalías del sistema nervioso central o de la columna.

Entonces, los hemangiomas en bebés son las conocidas marcas de nacimiento, algunos presentan un color rojo y otros son azules y suelen aparecer al momento del nacimiento o unas semanas después de este, con una protuberancia gomosa.

Dicho de otra manera, los hemangiomas en bebés son tumores capilares sanguíneos de forma benigna que crecen de manera extraña y rápida en los pequeños, pero la mayoría de ellos desaparecen antes de que el niño llegue a la edad escolar.

Los hemangiomas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, siendo más evidentes en la cara, el cuero cabelludo, el pecho y la espalda.

Los crecimientos también pueden ocurrir con otros hemangiomas internos. Estos afectan órganos internos como:

  • El hígado
  • Otras partes del sistema gastrointestinal
  • El cerebro
  • Órganos del sistema respiratorio

Los hemangiomas que afectan a los órganos generalmente no causan problemas.

¿Cómo se desarrollan los hemangiomas?

En la piel

Los hemangiomas de la piel se desarrollan cuando hay una proliferación anormal de vasos sanguíneos en un área del cuerpo.

Los expertos no están seguros de por qué los vasos sanguíneos se agrupan así, pero creen que es causado por ciertas proteínas producidas en la placenta durante la gestación.

Los hemangiomas de la piel se pueden formar en la capa superior de la piel o en la capa de grasa que se encuentra debajo, que se denomina capa subcutánea. Al principio, un hemangioma puede parecer una marca de nacimiento roja en la piel. Lentamente, comenzará a sobresalir de la piel. Sin embargo, los hemangiomas no suelen estar presentes al nacer.

En el hígado

Los hemangiomas del hígado (hemangiomas hepáticos) se forman en y sobre la superficie del hígado. Estos pueden estar relacionados con hemangiomas infantiles o pueden no estar relacionados. Se cree que los hemangiomas no infantiles del hígado son sensibles al estrógeno.

Durante la menopausia, a muchas mujeres se les prescribe estrógeno de reemplazo para minimizar los síntomas causados ​​por la disminución de sus niveles naturales de estrógeno.

Este exceso de estrógeno puede estimular el crecimiento de hemangiomas hepáticos. De manera similar, el embarazo y, a veces, las píldoras anticonceptivas orales pueden aumentar el tamaño de los hemangiomas.

¿Dónde más ocurren?

Además de la piel y el hígado, los hemangiomas en bebés pueden crecer o comprimir otras áreas del cuerpo, como:

  • Riñones
  • Colon
  • Cerebro

Tipos de hemangiomas en bebés 

  • Hemangiomas Capilares: Son aquellos que se encuentran en la capa superficial de la piel y se caracterizan por presentar un color rojo.
  • Hemangiomas Cavernosos: Se encuentran ubicados en la capa más profunda de la piel y presentan un color azul.
  • Y los Hemangiomas mixtos: Son la combinación de los dos hemangiomas mencionados anteriormente, es decir, que presentan características de ambos.

Síntomas de los hemangiomas en bebés

Dependiendo de la ubicación y el tamaño, los hemangiomas normalmente no causan síntomas durante o después de su formación. Sin embargo, pueden causar algunos síntomas si crece mucho o en un área sensible o si hay múltiples hemangiomas.

Los hemangiomas de la piel suelen aparecer como pequeños rasguños o protuberancias rojas. A medida que crecen, parecen marcas de nacimiento de color burdeo. Los hemangiomas cutáneos a veces se denominan hemangiomas en fresa debido a su apariencia de color rojo intenso.

  • Marcas en la piel con apariencia de vaso sanguíneo.
  • Erupción cutánea de color rojo o azul.

En los órganos internos

Los hemangiomas en bebés dentro del cuerpo se presentan con síntomas específicos del órgano afectado. Por ejemplo, un hemangioma que afecta el tracto gastrointestinal o el hígado puede presentarse con síntomas como:

  • Náusea
  • Vómitos
  • Malestar abdominal
  • Pérdida de apetito
  • Una sensación de plenitud en el abdomen

¿Cómo se diagnostican?

El diagnóstico generalmente se realiza mediante una inspección visual en un examen físico realizado por un proveedor de atención médica. Tu médico puede hacer un diagnóstico visual durante un examen físico.

Los hemangiomas en los órganos solo se pueden detectar durante una prueba de imágenes, como:

  • Un ultrasonido
  • Resonancia magnética
  • Tomografía computarizada
  • En algunas circunstancias, generalmente se detectan por casualidad.

Tratamiento para los hemangiomas en bebés:

 Muchos de los hemangiomas desaparecen solos con el tiempo y para cuando el niño alcanza la edad escolar ya no se evidencian, pero hay algunos que no desaparecen y requieren de una cirugía con láser para su corrección.

Si evidencias que tu hijo presenta uno o varios hemangiomas y no desaparecen con el tiempo puedes acudir al médico para que el mismo los evalúe y determine si es necesaria la aplicación del tratamiento indicado anteriormente.

Un hemangioma pequeño y único generalmente no requiere tratamiento. Es probable que desaparezca por sí solo. Sin embargo, algunos casos pueden requerir tratamiento, como los hemangiomas cutáneos que desarrollan ulceraciones o llagas, o se encuentran en áreas específicas del rostro como el labio.

Las opciones de tratamiento incluyen:

Bloqueadores beta

  • Propranolol oral: el propranolol oral es la primera línea de defensa para los hemangiomas que necesitan tratamientos sistémicos. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el hemangeol (clorhidrato de propranolol oral) en 2014.
  • Betabloqueantes tópicos, como timolol en gel: estos betabloqueantes pueden usarse para hemangiomas superficiales pequeños. También pueden tener un papel en el tratamiento de hemangiomas ulcerados más pequeños. Este medicamento generalmente se considera seguro cuando se usa correctamente bajo el cuidado de un proveedor de atención médica.

Medicación con corticosteroides

Se pueden inyectar corticosteroides en un hemangioma para reducir su crecimiento y detener la inflamación.

Los esteroides sistémicos, como la prednisona y la prednisolona, ​​ya no se utilizan habitualmente. Sin embargo, pueden tener una función para quienes no pueden usar otros medicamentos, como los betabloqueantes, que se usan con más frecuencia.

Tratamiento láser

El tratamiento con láser se puede utilizar para eliminar los hemangiomas de las capas superiores de la piel. En algunos casos, un cirujano puede usar un tratamiento con láser para reducir el enrojecimiento y mejorar la apariencia.

Gel medicinal

Un gel medicinal llamado becaplermina (Regranex) es caro y se ha utilizado fuera de la etiqueta en algunos estudios como tratamiento para los hemangiomas ulcerados crónicos.

Tiene el riesgo de desarrollar cáncer en personas que lo reciben repetidamente. Habla con tu proveedor de atención médica sobre los riesgos.

Cirugía

Si el hemangioma es lo suficientemente pequeño como para extirparlo mediante cirugía, tu médico puede considerar la cirugía como una opción.

Para hemangiomas en los órganos

Los hemangiomas dentro del cuerpo pueden requerir tratamiento si crecen demasiado o causan dolor.

Las opciones de tratamiento para estos hemangiomas incluyen:

  • Extirpación quirúrgica del hemangioma
  • Extirpación quirúrgica del órgano dañado o el área dañada
  • En los hemangiomas del hígado, una opción puede ser la conexión del suministro principal de sangre al hemangioma.

La mayoría de las veces, un hemangioma en bebés es más una preocupación estética que médica. Aun así, debes consultar con el médico para estar seguros y evaluar alternativas.


El bebé come más de noche que de día
Te puede interesar:

El bebé come más de noche que de día ¿Es normal?