Beneficios que trae a los niños caminar descalzos

caminar descalzos

Caminar descalzos en casa, al menos por un tiempo todos los días, puede ayudar a los niños a mejorar su equilibrio y postura corporal. A veces, tan pronto como nacen, se les dan zapatos u otro tipo de calzado para protegerlos de objetos afilados, gérmenes, suciedad y otras amenazas externas.

Caminar descalzos

Aunque esas son razones válidas para proporcionar calzado a nuestros hijos, también puede ser contraproducente ya que les impide pasar tiempo descalzo. Los padres a menudo hacemos que los niños usen zapatos todo el tiempo porque no son conscientes de múltiples beneficios que proporciona caminar descalzos.

Hoy en día los niños tienen zapatos para el aire libre y para cuando están en casa. Ten en cuenta que hasta los 9 meses de edad, los niños tienen una mayor sensibilidad en las plantas de los pies que en las palmas de las manos.

Se ha descubierto que caminar descalzos proporciona estimulación táctil y también promueve el desarrollo neurológico de los niños.

¿Por qué caminar descalzos es bueno para los niños?

Se debe permitir que los niños caminen descalzos en momentos específicos del día. Esto les permitirá explorar su entorno de forma segura. Caminar descalzos no solo ayuda a promover una buena postura y equilibrio, sino que también ayuda a crear un vínculo directo con el suelo.

Como resultado, ayuda a crear estabilidad emocional. En otras palabras, caminar descalzos puede aumentar sentimientos como la familiaridad y la confianza en uno mismo.

Mejora el desarrollo del pie

Los caminantes pregoneros son aquellos que caminan poniendo la mayor parte de su peso en el talón.

Los caminantes supinos, por otro lado, tienden a poner la mayor parte de su peso en la punta del pie, por lo tanto, parecen ir del punto A al punto B en la punta de los dedos de los pies.

El estilo de caminar de tu pequeño puede influir en muchas cosas en su vida, por lo tanto, como padres, debemos prestarle atención. Caminar descalzos estimula la capacidad del niño para agarrarse de los dedos de los pies. También estimula el desarrollo de sus huesos y ligamentos.

Contacto directo con la naturaleza

Cuando los niños caminan descalzos por la playa, experimentan una sensación de libertad que puede ser muy placentera y satisfactoria. Caminar descalzos también ayuda a los niños a tener una experiencia sensorial completa. Hace millones de años, caminamos descalzos y desarrollamos nuestros sentidos al máximo.

Temas: , ,

Ser madre por segunda vez
Te puede interesar:

Desafíos que se presentan cuando tienes un segundo bebé