Abscesos en los niños ¿Qué son y cómo se tratan?

abscesos en los niños

Los abscesos en los niños son una acumulación de pus en cualquier parte del cuerpo, puede ser tanto externa como interna, el absceso se genera debido a la presencia de una infección en el organismo y se hace muy frecuente en los chicos sobre todo en sus bocas y detrás de las orejas.

Cuando las bacterias, gérmenes, parásitos, virus u otro tipo de individuo extraño entran en el cuerpo de una persona generando una infección, el organismo se alerta e indica a los glóbulos blancos que actúen sobre la zona infectada, estos se alojan en el tejido afectado y junto a otros desechos del cuerpo crean inflamación generando así la acumulación de pus para que se evidencie el absceso.

Abscesos en los niños

Los abscesos en los niños suelen aparecer a cualquier edad, tanto en chicos como en adultos y se reconoce porque se hacen presentes los siguientes síntomas:

  • Dolor en la zona afectada
  • Enrojecimiento de la piel
  • Hinchazón en la zona
  • Calentura en la parte inflamada
  • Segregación de líquido
  • Entre otros

Imagen relacionada

El absceso debe ser drenado y puede ser tratado desde casa cuando es externo. En ocasiones el absceso se drena solo y la infección desaparece en algunos días, pero en otras se requiere la ayuda de antibióticos para sanar por completo este tipo de infección. Se puede ayudar a sanar los abscesos en los niños colocando compresas de agua tibia alrededor de la zona afectada.

Si el absceso no drena solo y se observa que tras el pasar de los días se vuelve más rojo y doloroso se debe programar una consulta con un especialista para obtener una evaluación profunda del mismo y se suministre antibióticos o se proceda a drenarlo si es necesario.

Cuando el absceso es interno, se debe acudir de inmediato al médico para que este realice un drenaje quirúrgico e indique los antibióticos necesarios para su completa recuperación.

Temas: , ,

Bebé acostado llorando- ¿Es normal que mi bebé llore al bañarlo?
Te puede interesar:

Video: ¿Es normal que mi bebé llore al bañarlo?