Pies hinchados en el embarazo: Causas y cómo evitarlos

Mantenerte fresca, hacer ejercicio constante y reducir el consumo de sal son algunos de los consejos para evitar la hinchazón de las articulaciones, sobre todo los molestos pies hinchados en el embarazo.

Algunas mujeres sufren de várices, calambres en las piernas e inclusive pérdida de cabello en el embarazo, pero por si esto fuera poco, otro efecto secundario que puedes tener mientras esperas la llegada de tu bebé son los pies hinchados.

Conocido también como edema, esta situación es originada por diversas causas, entre ella la principal es la retención de líquidos. A continuación la ginecóloga Dra. Maritza Nazaretian nos explica cómo se producen y cómo prevenirlas.

¿Qué es la hinchazón de pies?

La hinchazón de pies es una condición muy frecuente durante el embarazo (y también fuera de él). Su aparición es más común durante el tercer trimestre, eso es después de la semana 30 de gestación. Para algunas mujeres, este padecimiento provoca que inclusive deban comprar zapatos en números más grandes.

Existen cambios fisiológicos que ocurren durante el embarazo y tienen relación con trastornos en el sistema cardiovascular de las embarazadas, ya que se produce la dilatación generalizada de los vasos sanguíneos y el aumento del volumen de sangre en un 50%, sumado al obstáculo que representa el útero para el regreso de la sangre desde las piernas hacia el corazón, de esta manera, el agua contenida en la sangre sale de los vasos sanguíneos (algo así como traspiración de los vasos) hacia el tejido que los rodea, produciendo que se hinchen pies y piernas –más frecuentemente- por el efecto de gravedad.

También puede ocurrir en manos y rostro al despertar, por las mismas causas. Lo bueno es que, luego de que nazca tu bebé, la hinchazón de los pies disminuirá y –lo más probable es que- volverán a su tamaño pre embarazo.

Causas de los pies hinchados en el embarazo

  • Aumento excesivo de peso en el embarazo
  • Enfermedades preexistentes como las várices, hipertensión, obesidad, etcétera
  • Elevadas temperaturas de verano
  • Mantener inmóviles los pies mucho tiempo (ya sea de pie o sentada).
  • Muchas veces se ha dicho que el alto consumo de sal puede producir retención de líquido; y aunque no influye en esa condición, su baja ingesta es lo más saludable.

La presencia de edema, por sí sólo, no afecta la salud del bebé. Aunque cuando se asocia a hipertensión, y en especial preeclampsia, los riesgos para la madre y el bebé están dados por esa enfermedad y no por la presencia o cantidad del edema.

¿Cómo evitar los pies hinchados en el embarazo?

Hay varias maneras para reducir la hinchazón en tus pies, algunas recomendaciones son:

  • Primero, hay que evitar condiciones que sabemos que influyen tales como el aumento de peso (más de lo normal para un embarazo), por lo que hay que realizar un control del aumento de peso y evitar la inmovilidad, tanto de pie como sentada.
  • Mantener una hipertensión arterial controlada.
  • Trata de no ponerte de pie durante mucho tiempo. Descansa las piernas, apoyando los pies en un almohadón o mantener los pies en alto.
  • Realiza ejercicio constantemente, ya que mientras más muevas tu cuerpo, más sangre va a fluir, lo que disminuirá la hinchazón. Si debes permanecer sentada mucho tiempo, trata de rotar los tobillos y extenderlos tanto como te sea posible.
  • El uso de medias elásticas para las várices también ayuda a la prevención.
  • Drenaje linfático frecuente.
  • Además, recomendamos que te mantengas fresca, porque el calor agrava la inflamación.

Es importante que cuando vayas al médico le cuentes que sufres de manos y pies hinchados, porque esto también puede ser un signo de preeclampsia, la que si no es bien cuidada puede ser extremadamente peligrosa durante el embarazo.

Se aconseja NO utilizar fármacos (diuréticos) que habitualmente se usan para la retención de líquidos, ya que en el embarazo están contraindicados, por lo que su mejor tratamiento es la prevención.

Remedios caseros para aliviar pies hinchados durante el embarazo

Masajes

Los masajes ayudan a reactivar la circulación de la mujer embarazada, antes de comenzar a masajear los pies sumérgelos en un cubo con agua tibia y coloca esencias de salvia, lavanda o romero, después que los pies hayan reposado en el agua por 10 minutos empieza a masajearlo con cuidado, comenzando por los tobillos hasta llegar a los dedos.

Inmersión en agua tibia con sal

La sal disuelta con agua tibia es un buen desinflamatorio, solo tienes que dejar los pies sumergidos durante 30 minutos hasta sentir que se han relajado.

Inmersión en agua tibia con harina de avena

Es otra buena opción porque aparte de reducir la hinchazón, sirve para quitar impurezas de la piel.

Mantén los pies elevados

Mantenerlos elevados mientras estés descansando o durmiendo te ayudará a reducir la inflamación, debido a que en esta posición se favorece la circulación de la sangre.

Realiza ejercicios

Realiza ejercicio moderado para activar la circulación y reducir la hinchazón de los pies, caminar diariamente y hacer yoga es una buena opción para tu salud y la del bebé.

Ejercicios para los pies hinchados en el embarazo

  • Movimiento de pies. Aprovecha los momentos en los que estés sentada (que no deben ser muy largos, ni con las piernas cruzadas) para hacer ejercicios de rotación de pies, moviéndolos en círculos y también de delante hacia atrás (moviendo las puntas hacia abajo y hacia arriba).
  • Acostada boca arriba, realiza el clásico ejercicio de bicicleta, con las manos bajo el sacro, flexionando las rodillas para realizar un pedaleo amplio y lento, durante varias veces (ve aumentando el tiempo de pedaleo según te encuentres) y descansando.
  • Acostada de lado con la pierna apoyada flexionada, eleva y baja la pierna que queda en la parte superior varias veces, descansando y cambiando de lado.
  • De pie, realiza ejercicios de caminar de puntillas subiendo los talones al máximo y, al contrario, camina con los talones subiendo la punta de los dedos lo que puedas (es recomendable apoyarse en una pared si te sientes insegura).
  • Camina habitualmente de manera ligera, a buen ritmo, durante varios minutos, de manera que se active el sistema cardiorrespiratorio. Caminar es uno de los mejores ejercicios para tonificar los músculos y prevenir los problemas de circulación, ya que se pone en marcha el torrente sanguíneo. Utiliza un calzado adecuado o camina descalza si puedes hacerlo con seguridad por la playa.
  • En reposo también es posible prevenir los pies hinchados o reducirlos. Descansa tumbada con las piernas en alto, por encima del nivel del corazón. Ayúdate de cojines grandes donde apoyes la mayor parte de las piernas.

Además estos ejercicios y consejos ayudan a prevenir las varices, de modo que son muy recomendables.

Si la mujer gestante se mantiene en un peso correcto, tiene menos probabilidades de que sus pies se inflamen, de igual manera beber abundante agua es fundamental para controlar la retención de líquidos, si la madre expulsa de su cuerpo el líquido necesario, le ayudará a disminuir la hinchazón de pies y tobillos.

Temas: , , , ,

la belleza postparto
Te puede interesar:

Cosméticos en el embarazo ¿Puedo?