Olfato en el embarazo

Olfato en el embarazo: Uno de los primeros signos del embarazo, además de los típicos como el cansancio y los mareos, es la agudeza del sentido del olfato.

Experto: Juan Valdivia, ginecólogo Clínica Alemana

Junto con la ausencia de la menstruación, dolor en los senos, las náuseas y la fatiga son unos de los primeros signos del embarazo. Estos pueden durar todo el embarazo o pueden desaparecer después del primer trimestre.

Si bien, este síntoma no afecta a todas, es común su presencia durante el primer trimestre. Aquellos olores que antes te cautivaban, hoy los sentirás un tanto más fuertes y en algunos casos simplemente no los tolerarás.

Muchos de los olores habituales como los perfumes o alimentos fuertes (incluso aquellos que te encantaban) los sentirás a descompuesto. Pero aunque te suene raro la mayoría de ellos están en perfecta condición, solo eres tú. El problema no es el mundo, es tu nariz embarazada la que está sensible a olores, en especial a los desagradables.

En ciertos casos es posible desarrollar un aborrecimiento incontrolable por los olores de algunos alimentos. Algunos comunes son los pescados, las carnes, las pastas o el café.

Según explica Dr. Juan Valdivia, Ginecólogo Clínica Alemana, el olfato sensible “se produce por causa de la progesterona, una hormona que aumenta durante la gestación, cuya máxima concentración se manifiesta entre las semanas 8 y 12. Luego de esta fecha la sensibilidad debería disminuir”.

El especialista advierte que este olfato agudo al extremo “hace que a nivel central se produzca el reflejo de la nausea y el vómito”, algo muy común durante los primeros tres meses.

Si los olores te están dando vueltas en la cabeza, esto es lo que puedes hacer:

  • Respira por la boca tanto como sea posible.
  • Evita los lugares con mal olor o encerrados (como locales de comida rápida o carnicerías, por ejemplo).
  • Come más a menudo pequeñas cantidades de alimentos sanos. Es probable que así sientas menos náuseas y los olores no te molesten tanto.
  • Toma aire fresco. La ventaja de tener una nariz sensible es la de poder disfrutar mayormente del olor de las flores, de los árboles y del pasto recién cortado.
  • El aroma a jengibre es excelente para contrarrestar los olores fuetes y que te molestan, además te ayudara a parar la sensación de nausea.


Te puede interesar:

Aborto: Explicación y consejos