Solarium en el embarazo

Solarium embarazo

Mantener ese bronceado fascinante sin tomar las medidas pertinentes puede causarte daños irreversibles y muchas mujeres se preguntan si pueden usar el solarium en el embarazo. ¡Sigue nuestros consejos!

Experto: Renato Grilli, dermatólogo de VidaIntegra

Muchas mujeres hacen lo que sea necesario para tener un bronceado fascinante. Es parte de sus vidas, así como maquillarse, hacer deportes o cuidar de su cabello. Por eso es importante que durante el embarazo tomen las medidas necesarias para mantener una piel saludable y lo más importante, proteger al bebé de agentes externos.

Los autobronceantes en crema o aerosol, hasta el momento, no presentarían problema durante el embarazo, por lo que podrías usarlos – si tu médico está de acuerdo- si sientes que necesitas un poco más de color. Son básicamente un tinte que permanece en la superficie de tu piel y no llegaría a afectar al bebé (además han mejorado con el tiempo, dando resultados mucho más atractivos).

“El principal componente de los autobronceantes es una sustancia llamada dihidroxiacetona, que a pesar de parecer muy segura en adultos, no hay aún estudios que demuestren su inocuidad durante el embarazo, por lo tanto, no puede ser recomendado como seguro en este período”, explica el dermatólogo de VidaIntegra, doctor Renato Grilli.

Pero el solárium (o lámparas de rayos UVA) es otra cosa. Si bien no hay datos comprobados acerca de su nocividad en el bebé, hay muchas pruebas respecto a cómo te afecta a ti. Para empezar, las lámparas de bronceado artificial presentan los mismos peligros que el sol: emiten radiaciones ultravioleta (UV), las que provocan cáncer a la piel. Si alguien te dice que estas lámparas son inofensivas porque tienen rayos UVA (ultravioleta A), no le creas, ya que diversos estudios indican que broncearse 10 veces al año en un solárium puede duplicar los riesgos de desarrollar melanoma, un tipo de cáncer muy agresivo.

Para los bebés, puede ser peligroso, porque se asocia con malformaciones en su espina dorsal. Además, estar acostada de espaldas durante mucho rato puede impedir la buena circulación de la sangre hacia tu corazón y hacia el bebé, causándote mareos.

Frente a la exposición de la piel en los solárium, el doctor Grilli es muy enfático al recalcar que “el solárium es muy dañino, tanto durante el embarazo como en cualquier etapa de la vida”. Por lo que el especialista descarta radicalmente su uso en el embarazo.

Si tienes una piel sensible, puedes presentar cloasma (manchas oscuras que aparecen en la cara y/o en los brazos especialmente durante el embarazo), las que generalmente desaparecen un tiempo después del parto, y hay tratamientos para ello.

Siempre es recomendable no exponerse mucho al sol directo, y siempre usar protectores solares con filtros UV, para proteger la piel y evitar complicaciones.

 


Te puede interesar:

Piel y embarazo