El sueño del bebé

La calidad del sueño del bebé está estrechamente relacionada con el estado de salud y evolución infantil, ya que mientras el recién nacido duerme, se desarrolla el sistema neuronal.

Además, durante las horas del sueño del bebé se produce la hormona del crecimiento, específicamente en las fases de sueño lento, es en las etapas de sueño paradójico que se afianzan en su memoria los aprendizajes adquiridos durante el día.

Por todo lo anterior, es sumamente importante respetar los ritmos del sueño del bebé nacido, hasta que gradualmente, se regularicen. Desde el momento del nacimiento hasta el cuarto mes, estará en un periodo de adaptación, lo que requerirá que se le garantice un clima afectivo tranquilo, recibiendo toneladas de cariño. El bebé es extremadamente sensible al estado anímico de los que lo circundan, por lo que se le tiene que tratar con dulzura, equilibrando los mimos con rutinas estables, con el tiempo, el recién nacido organizará su sueño por sí solo, logrando autonomía y equilibrio.

Ante todo, respeta su sueño

Un recién nacido se pasa la mayor parte del tiempo durmiendo, entre 16 y 20 horas diarias, dominando el tipo de sueño conocido como paradójico.

En los primeros días es difícil para él diferenciar día y noche, por lo tanto, no le es raro despertar a media noche para pedir que lo alimentes, generalmente las tomas son cada 3 o 4 horas. Haz todo lo posible por no interferir con su ritmo, ya que gradualmente y de forma natural amoldará las fases de vigilia y sueño a los hábitos de toda la familia, para que se te haga más fácil, duerme cuando él lo haga.

El Dr. Pedro Barreda, pediatra general, nos instruye en detalle sobre ¿Cómo manejar el sueño del bebé, qué es normal y qué no?

Enseñar a dormir al bebé, a veces no resulta fácil y por ello, los padres suelen agobiarse o preocuparse, puesto que no saben encontrar la forma en que el pequeño duerma la cantidad de horas necesarias, así como tampoco a la hora indicada; es cierto que sobre el tema del sueño infantil hay muchísima información, aunque cada pequeño es diferente y los padres tienen que tener el mejor remedio para el sueño del bebé: paciencia.

Lo primero que deben comprender es que los pequeños cuando nacen no tienen una rutina del sueño y que no existe diferencia entre el día y la noche para ellos, que no saben distinguir los momentos del día como lo hacen los adultos, de este modo, serán los padres los que establezcan una rutina o una serie de conductas que se repitan cada día para que así los críos se vayan acostumbrando.

“Hay que tener bien presente que un niño no puede estar en colecho (cama familiar)  antes de los seis meses, el niño debe dormir en su cuna, un moisés o en  un colchón duro con una sábana bien estirada, acostado boca arriba, ¡Nunca con sus padres!  de esta manera el niño no podrá ahogarse y así los padres podrán dormir tranquilos, siendo también una manera de crear hábitos en el bebé desde pequeño”, explica Pedro Barreda.

El sueño de un bebé de 6 a 12 meses

Por lo general, a partir de los 6 o 7 meses, los bebés duermen entre 11 y 12 horas diarias, a las que se suma una siesta de una o dos horas. Así, entonces, sus ciclos de sueño se van pareciendo más a los de los adultos.

Si aún el niño no consigue dormirse solo, este puede ser un momento ideal para que los padres pongan en práctica algunas reglas:

  • Leerles cuentos infantiles para ayudar a los niños a dormir en su cuna es un buen hábito.
  • Las canciones infantiles puede ser un recurso muy adecuado durante este periodo. Una vez que el papá o la mamá le canten algo, se despiden del niño y salen de la habitación.
  • Un recurso muy útil para hacer que el niño no llore al despertarse cuando se encuentre solo por la noche, es regalarle un “amiguito”. Este amigo del niño, puede ser un muñeco, un peluche o algún juguete con el que se sienta acompañado y seguro.

Si los padres irrespetan las rutinas de dormir del bebé, ya sea por algún panorama, el trabajo u otra circunstancia, no podrán sentirse seguros ni podrán descansar lo necesario. Pasa lo mismo que con el resto de la gente, se requiere tiempo para quedarse dormido, primero relajarse y luego conciliar el sueño. Si sigues una rutina de descanso para el bebé, lograrás que duerma corrido, tanto en la siesta como en la noche. Se acostumbrará a seguir horarios y sabrá cuándo es hora de dormir.

¿Qué causa la melatonina en el bebé?

“La melatonina es un placebo que le hace bien a los bebés, pero funciona solo con la oscuridad, lo que significa que activa un efecto placebo solo en horas de la noche creando un ambiente de relajación que les permite dormir”, asegura Barreda.

Conoce más visitando el video:

Temas: , , ,

Relacionados

control de esfínter en niños
Te puede interesar:

El control de esfínter en los niños