El bebé tiene problemas para dormir ¿Qué hacer?

El bebé tiene problemas para dormir

Los problemas para dormir en los bebes ocurre cuando no podemos lograr que nuestro bebé duerma por la noche o las horas suficientes durante el día.

Si combates los trastornos del sueño de tu bebé, las consecuencias de la falta de horas también pueden afectarte. Pero, ¿qué puede estar mal? ¿Qué debemos hacer? A continuación, discutiremos las posibles soluciones a los problemas para dormir del bebé.

Es muy probable que durante tu embarazo hayas escuchado frases como “duerme lo más posible porque una vez que nazca el bebé, no duermas más”. Seguro que pensaste que era una exageración, pero lo cierto es que puede convertirse en realidad.

Como padres, tenemos expectativas sobre el comportamiento de los bebés y queremos controlar cada detalle de sus rutinas, pero hay momentos en que nada funciona y comenzamos a cuestionarnos si estamos haciendo lo correcto.

1. Descartar problemas de salud

Cuando un recién nacido que debería dormir unas 14 horas al día solo duerme 6, algo malo le pasa. Es recomendable consultar primero a un pediatra para descartar que los motivos por los que tu bebé no puede conciliar el sueño estén relacionados con su salud.

En muchos casos, puede tratarse de trastornos alimentarios, como cólicos, reflujo o problemas de succión que no te permiten ingerir la cantidad suficiente de alimentos. Ahora que se ha descartado un problema de salud, podemos pasar a los siguientes puntos.

2. Ajusta las expectativas

Cada bebé llega a este mundo con un conjunto específico de necesidades, muchas de las cuales están determinadas por nuestra especie. Hasta hace unos pocos miles de años, nuestra forma de vida cambió.

Antes de vivir en casas de concreto y habitaciones separadas, no éramos muy diferentes de los primates, y nuestros jóvenes pasaban la mayor parte del tiempo a nuestro lado. Tratar de cambiar las necesidades biológicas de un bebé es imposible; Lo mejor que podemos hacer es ajustar nuestras expectativas de un bebé que comerá cada pocas horas y dormirá en un horario controlado.

3. Crea un entorno y una rutina adecuados

Conocer a nuestro bebé y sus necesidades puede llevar algunas semanas, pero una vez que lo hemos hecho es posible establecer rutinas que se adapten a nuestras necesidades también.

Por ejemplo, a partir de los tres meses notaremos ciertos patrones en las horas de siesta y alimentación. Luego podemos intervenir y crear una rutina de sueño consistente: podemos comenzar a alimentar al bebé, seguido de un baño, música relajante y luces tenues, y finalmente a dormir.

Crear un ambiente cómodo antes de acostarse le da a tu bebé la señal que se acerca la hora de acostarse. A medida que el bebé crece, seguirá el patrón y, en ese momento, la rutina se puede cambiar a cosas como cenar, bañarse, cepillarse los dientes, leer un cuento y dormir.

Teniendo en cuenta que les ayudan mucho más, no son infalibles, algunos días tenemos que ponerlos a dormir, y muchos otros quieren dormir en nuestra cama. La clave está en la perseverancia y la paciencia: son etapas por las que debemos pasar.


Desde qué edad los bebés deben dormir solos
Te puede interesar:

¿Desde qué edad los bebés deben dormir solos?