Chupete y muerte súbita

chupete y muerte subita

Se relaciona con la asfixia en lactantes mientras duermes y que amenaza a miles de lactantes en el mundo. Hoy con simples acciones y resguardos puedes prevenir que ataque a tu bebé.

Experto: Asociación Americana de Pediatría (AAP)

 

A pesar de la existencia de muchas creencias negativas del uso del chupete en bebés y niños, diversos estudios y la Asociación Americana de Pediatría han señalado en el último tiempo que este elemento se ha convertido en un útil mecanismo protector del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL).

Esta amenaza se trata de la muerte repentina e inesperada de un niño menor de 1 año aparentemente sano, principalmente en lactantes entre 2 y 6 meses de vida y se caracteriza por presentarse luego de haber puesto a dormir al bebé, ya sea de noche o de día, y sin una causa aparente.

¿Por qué ocuparlo? Según los especialistas son varios los factores que pueden influir positivamente en la prevención de este mal, muy común en los lactantes de todo el mundo, mientras el niño duerme su siesta o durante la noche. Pero centraremos las recomendaciones del uso del chupete en las siguientes beneficios:

  • Posición para dormir: El chupete evitaría que el niño gire boca abajo, o posición prona, mientras duerme, lo que impediría su asfixia por la incapacidad de levantar su cabeza o cambiar de postura.
  • Interrupción del sueño: Varias investigaciones que evaluaron los despertares y la utilización del chupete evidenciaron que los niños que utilizan chupete poseen un menor umbral auditivo que aquellos que no lo utilizan. El niño suele despertarse más fácilmente cuando el chupete cae de su boca mientras duerme lo que lo obligaría a continuar la respiración que aún no controla al 100%.
  • Efectos respiratorios y en las vías aéreas: El chupete ayuda a mantener libre la vía aérea. Asimismo, el chupete modifica la posición de la lengua.

Consejos para el correcto uso del chupete

Aquí algunas recomendaciones de la Asociación Americana de Pediatría para el correcto uso del chupete como herramienta para evitar el SMSL:

  • Ofrecer chupete al niño durante la noche o la siesta. No obligue al niño a aceptar el chupete.
  • No introduzca el chupete en la boca del niño cuando éste se ha dormido.
  • No se debe empapar el chupete en sustancias dulces o azucaradas.
  • En el caso de los niños amamantados, debe ofrecerse el chupete cuando el niño ya ha cumplido el 1° mes de vida, para asegurar que la lactancia se encuentre bien establecida.
  • No utilice la parte superior de la mamadera como chupete. Si el bebé succiona duro el chupete puesto en el biberón, éste puede salirse de su argolla y el bebé corre el riesgo de asfixiarse.
  • Ojo con el chupete que compre. No debe deshacerse o modificar su formar. Los moldeados de una sola pieza de plástico son especialmente seguros. Si tiene alguna duda, consulte a su pediatra para una recomendación.
  • El ancho del anillo que sostiene a la goma del chupete (la parte donde sujetas el chupete hecha de plástico duro) debe ser al menos de 3,8 cm de diámetro, para que el bebé no pueda meterse todo en la boca. Esta parte del chupete debe tener preferentemente agujeros para su correcta ventilación.
  • Nunca ate el chupete a la cuna, en el cuello o en la mano del niño. Esto es muy peligroso y puede provocar lesiones graves o incluso la muerte.
  • Los chupetes se deterioran con el tiempo. Inspeccione periódicamente para ver si la goma está descolorida o rasgada. Si es así, cámbialo. Además, sigue la franja de edad recomendada por cada marca (si son muy chicos un niños más grande puede metérselo todo a la boca).


acostar al bebé
Te puede interesar:

¿Cuál es la forma correcta de acostar al bebé recién nacido?