Cómo saber si elegiste una buena nana para tus hijos

superar el miedo a ser madre

Una niñera o nana debe proveer el cuidado básico: observar, alimentar y bañar al bebé. También calmar sus temores y su ansiedad, su dolor, y estimular su desarrollo físico y mental.

La “nana ideal” no existe, pero sí la más adecuada para tus hijos. Para empezar debes pedir todas las referencias posibles sobre su trabajo e incluso su propia experiencia (en caso de tenerla) como madre.

  • Certificado de antecedentes
  • Certificado de residencia
  • Último finiquito
  • De ser extranjera, residencia legal.
  • Referencias comprobables.

Para saber si es una buena nana con tus hijos, observa, pregunta. Tómate tu tiempo en la selección para que no haya cambios frecuentes, de ser posible acompaña a los niños y la nana durante el período de adaptación y conocimiento.

Es recomendable que indagues en tres áreas: relación con los niños, por qué se fue y su desempeño general, es decir, su capacidad de desenvolverse con las labores de un hogar. Si ha trabajado 10 años en una casa, es estable, y eso habla bien de ella. Si ha picoteado dos meses aquí y tres acá, tiene un problema para establecerse.

Durante la entrevista debes partir diciendo que para ti como mamá es muy importante conocerla, ya que su rol será muy preponderante en la casa, esto para que no se sienta amenazada. Pedirle que se describa a sí misma. Si es sumamente perfeccionista y exigente, tendrá poca tolerancia a todas las demandas que hacen los niños.

Debes examinar cosas básicas, por ejemplo, si no ha tenido hijos, preguntarle por qué. Suena muy burdo, pero hay personas que no tienen paciencia. También que hable sobre su vida personal, si es estable, cómo ha criado a sus hijos, cómo se educó ella, entre otras preguntas.

La información que obtengas te permitirá saber si su vida interferirá en su trabajo. De toda esta conversación, debes escucharte a ti misma, si no te da confianza, no es la persona.

Respecto de las causas de renuncia, es muy habitual escuchar «no me hallé», ¿qué valor tiene?
Hay que preguntar por qué. Si las razones son inentendibles, es un dato importante. Pero también es comprensible que alguien no se adecue a un sistema familiar.

Si durante la entrevista responde con puros monosílabos dando la sensación de que esconde algo o te da  respuestas demasiado ideales, son conductas sospechosas, por lo que debes estar atenta.

El hecho que queden dudas después de conocerla, es normal ya que con una entrevista así no se puede saber con certeza absoluta si le ha pegado alguna vez a un niño. Si se puede, una alternativa es contratar a un psicólogo que haga una evaluación. Este servicio está entrando muy fuerte por las necesidades actuales.

Temas: , ,

estimulación del sistema límbico
Te puede interesar:

Importancia del cariño de los padres para el bebé