Cómo ayudar a nuestro hijo a controlar los esfínteres

constipación y estreñimiento

El proceso mediante el cual los niños dejan de usar el pañal no es automático ni repentino, requiere de nuestra paciencia y mucha comprensión. En esta ocasión te contamos cómo ayudar al niño a controlar los esfínteres.

Generalmente el niño se encuentra con la madurez física y emocional adecuada para empezar esta empresa, alrededor de los 18 meses, sin embargo, esta es una edad aproximada porque ¡cada niño es diferente!). Durante este período debemos explicarles a los pequeños lo que esperamos que él comience a hacer pero sin mostrarnos muy ansiosas.

Cómo ayudar al niño a controlar los esfínteres

  • En un primer momento coloquemos una bacinica o un orinal en el baño, acompañándolo sólo si es necesario.
  • Si no logra mostrar interés al momento, no los retemos y tampoco nos enojemos con ellos.
  • Debemos realizar el mismo procedimiento todos los días hasta que él aprenda a hacerlo sin nuestra motivación (por hábito).
  • Puedemos enseñarle a usar el WC, aunque al principio muestre un poco de recelo por éste.

Podemos comprar un adaptador para la taza del WC, lo que permitirá que él se sienta más cómodo al usarlo y pierda el miedo a caerse. Este adaptador le servirá de transición hacia el WC normal.

¿Cómo saber cuándo dejar el pañal?

  • Si observamos al niño podremosnotar cuando él esté listo para dejar los pañales.
  • Algunas mamás han utilizado pañales que parecen ropa interior y así ayudar al niño a acostumbrarse a bajarse y subirse los calzoncitos al ir al baño. Este tipo de pañales son cómodos y aumentan la participación del pequeño en el proceso.
  • Durante la adaptación, otras mamitas usan este tipo de pañales para proteger a sus hijos en las noches o cuando duermen la siesta, sobre todo si en estos momentos suceden accidentes.
  • Cada vez que tu niño avise que quiere ir al baño o pase todo el día sin accidentes, debemos felicitarlo y seguirlos estimulando, así reforzaremos la conducta de ir al baño.

Aunque veas algún retroceso en él no te des por vencida, porque con el tiempo verás el fruto de tu esfuerzo.

Por otro lado, puede ser que el niño muestre serias dificultades para controlar los esfínteres y en la mayoría de los casos la enuresis se debe a un retraso en el desarrollo o problemas emocionales. Sin embargo, si observas que se sigue «haciendo pipí» en el día aunque ya tiene cuatro años o más, si el orine tiene un olor muy fuerte, si se le escapan incesantemente gotitas o si al hacer muestra dolor o ardor, debes consultar con su pediatra.

Temas: , , ,

Te puede interesar:

Según sus habilidades y desarrollo ¿es probable definir si el niño es precoz?