Consejos para combatir el resfriado infantil

como aliviar el resfriado del niño

Hacer un lavado de nariz con gotas de solución salina (agua salada) limpiará de mucosidad a los niños que aún son muy chicos para sonarse por sí mismos. Las perillas de goma también son muy prácticas, sobre todo cuando al bebé le resulta difícil mamar o tomar su mamadera por encontrarse con su nariz tapada. Aplicar una pomada en su pecho también puede aliviar su malestar gripal.

Gotas de solución salina

Para aplicar este remedio casero se puede comprar unas pequeñas botellas de gotas a base de solución salina en la farmacia o también usar una jeringuilla.

Existen en stock unos aerosoles nasales que sirven para usarlos en niños mayores de 2 años. Estos pueden comprarse en cualquier farmacia sin receta médica.

Para preparar la solución salina en el hogar, debe disolver media cucharadita de sal en 200 ml. de agua tibia.

Se debe aplicar diariamente y guardarla en un jarro de vidrio limpio y tapado de preferencia por no más de 24 horas, ya que después de ese tiempo queda demasiado expuesta a las bacterias.

No es recomendable usar la solución salina por más de cuatro días seguidos ya que esto puede resecar sus fosas nasales y a su vez, empeorar la congestión nasal.

Perillas de succión

Otro remedio casero que se puede usar en un niño pequeño es una perilla de goma, esta puede aliviar una nariz congestionada sobretodo si el niño es mayor de 2 años, este procedimiento es el más adecuado.

Para realizar el procedimiento lo primero es inclinar la cabeza del bebé hacia atrás y aplicar 2 o 3 gotas en cada fosa nasal para reblandecer y despegar la mucosidad.

En lo posible, tratar de mantener la cabeza del niño inclinada hacia atrás durante unos 30 segundos como mínimo. Se debe presionar la perilla e insertarla con suavidad en la punta de sus fosas nasales.

Se recomienda tapar la otra fosa nasal con el dedo para que la perilla succione mejor suelte en forma gradual la presión de la perilla para que absorva al máximo la mucosidad.

Luego retírela completamente de la nariz y presione de nuevo, para que no quede ningún residuo de suciedad. Finalmente, limpie la perilla y continue con la otra fosa nasal, repitiendo el proceso si es necesario.

No se debe aspirar la nariz del bebé muchas veces al día, de lo contrario se pueden irritar sus membranas nasales.

No necesariamente se debe usar la solución nasal. Para ello, se debe presionar la perilla para sacarle el aire e inserta la punta en la fosa nasal del niño.

Se debe dejar salir el aire de la perilla gradualmente para succionar la mucosidad.

Si le resulta muy incómodo al bebé el uso de la perilla, se puede usar un cotonito con la solución salina, con la mayor precaución posible.

Pomada para el pecho

Las pomadas para el pecho alivian a los pequeños cuando van a dormir. Son un remedio casero de gran tradición, que se ha traspasado de generación en generación.

Si bien no esta al 100% comprobado su efectividad en cuanto a descongestión, puede generar la sensación de alivio por el frío que produce. Se puede encontrar todo tipo de pomadas, algunas diseñadas especialmente para bebés mayores 3 meses.

Es recomendable buscar en el comercio tradicional y que contengan petrolato, aceites y eucaliptos. A su vez, procurar que no contenga mentol ni alcánfor, ya que estos ingredientes no deben usarse en niños menores de 2 años.


fuertes lazos afectivos entre la mamá y su hijo.
Te puede interesar:

¿Qué cambia luego de ser papá?