Inicio > Recién Nacido > Mamá y recién nacido

Lazos de unión madre e hijoMamá y recién nacido

Si temes que no vas a tener una buena relación con tu recién nacido porque no lo tuviste en tus brazos luego del parto, no te preocupes, tienes toda la vida para que se conozcan y se quieran. Conoce más sobre ésta y otras dudas sobre los lazos de amor.

No te preocupes si por algún motivo no pudiste compartir con tu bebé durante sus primeras horas de vida. La idea de que si las madres pasan 16 de las primeras 24 horas en contacto con su recién nacido, la relación que se crea entre ellos es más fuerte, apareció en los años ´70, y todavía no es corroborada.

Algunos hospitales permiten que la madre e hijo permanezcan abrazados un rato, por lo que se crearía un contacto piel a piel y ojo a ojo. Por el contrario, otros expertos consideran que no se pueden crear lazos de unión entre madre y bebé al momento de nacer, debido a que el bebé es demasiado primitivo para apegarse instantáneamente. Y que el amor que perdura en el tiempo no se puede crear por arte de magia en unas pocas horas.

Por lo tanto, si no pudiste estar con tu hijo, apenas nació, no debes preocuparte, ya que tienes toda la vida para que se conozcan y amen.

Si no logras el vínculo inmediato con el bebé

Es habitual que una mujer embarazada quiera a su bebé desde que sabe que lo tiene en el vientre.

Sin embargo, puede ocurrir que una madre al tener el primer contacto con su recién nacido, sienta que es un extraño. Si esto te ocurre, no debes preocuparte, porque el amor a primera vista sólo ocurre en los cuentos.

Lazos mamá y bebé

Un amor para toda la vida, debe ser cultivado con mucha paciencia y dedicación para que se haga profundo. La primera vez que la madre y el hijo se conocen, no garantiza una unión emocional inmediata. Tanto la madre como el recién nacido deben darse el tiempo para conocerse y encariñarse mutuamente, pues el amor debe surgir sin ninguna presión.

El cómo una mujer recibe a su recién nacido, depende de varios factores:

  • Duración e intensidad del parto.
  • Si le administraron medicinas.
  • Si experiencia anterior, o su falta de experiencia con bebés.
  • Lo que piensa de tener un hijo.
  • Su relación con el marido.
  • Preocupaciones externas.
  • Su salud.
  • Su personalidad.

Si pasadas las primeras semanas, tu amor no ha aumentado, sientes rechazo o antipatía, debes contarle al pediatra para evitar que esta relación se perjudique de manera permanente.

babysec

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV