Inicio > Recién Nacido > Baño del recién nacido

Baño secoBaño del recién nacido

Sólo un paño y una esponja son los instrumentos que necesitas para limpiar a tu bebé mientras esperas que sanen las cicatrices del cordón umbilical.

Ni siquiera puedes pensar en bañar a tu recién nacido en la tina con agua si todavía está cicatrizando la zona del cordón umbilical. Una buena alternativa es darle un baño de esponja, si no sabes como hacerlo te invitamos a revisar los siguientes pasos:

Primero, debes escoger un buen lugar, como por ejemplo el sitio donde lo mudas. Luego ten listo todo lo necesario antes de desnudar al niño. Necesitarás:

  • Jabón y shampoo para bebé. Puede ser BabyLee que es hipoalergénico.
  • Dos paños de aseo (basta con uno si lo jabonas con la mano).
  • Motas de algodón esterilizado para limpiarle los ojitos.
  • Toalla, de preferencia con gorro.
  • Pañal y ropa limpia.
  • Ungüento para la irritación que causa el pañal, si es necesario.
  • Alcohol para fricciones y motas de algodón para limpiar el cordón umbilical.
  • Agua tibia, si estás lejos del baño.

Alista al niño

Si el cuarto está tibio, lo puedes desnudar completamente y ponerle encima una toalla, pero si está frío es mejor que lo desvistas por parte, a medida que lo lavas. Lo último que debes quitarle es el pañal.

Empieza por las zonas más limpias, para que el paño de aseo y el agua no se ensucien tan pronto. Debes seguir el siguiente orden:

  • Cabeza: sólo debes usar jabón o shampoo dos veces por semana y lo tienes que enjuagar completamente. Una buena opción es el estuche para recién nacidos de BabyLee. Los días intermedios sólo usa agua. Sostén al recién nacido en el antebrazo con la cabeza afirmada en la palma de tu mano al borde del lavamanos, es la mejor forma de enjuagar la cabeza. Luego, sécale el pelo con la toalla antes de continuar.
  • Rostro: con una mota de algodón esterilizado, limpia sus ojos –una mota para cada ojo- y frota suavemente la nariz hacia fuera. No es necesario usar jabón para la cara. Limpia alrededor de la orejas, pero no limpies dentro del oído, y luego seca todas las partes del rostro del pequeño.
  • Cuello y pecho: no necesitas limpiarlo con jabón, a menos que haya sudado o esté muy sucio. Debes limpiarle bien los pliegues porque son muchos.
  • Brazos: extiéndele los brazos para poder limpiar hasta el pliegue del codo y presiónale las palmas de las manos para que abra los puños. Debes usar un poco de jabón, pero enjuágalo muy bien antes de que se las lleve a la boca.
  • Espalda: pon al bebé de guatita con la cabeza a un lado y le lavas la espalda, sin olvidar los pliegues de la nuca. Una vez que lo hayas secado, ponle la ropa de la parte de arriba, si es que el cuarto no está temperado.
  • Piernas: extiéndeselas para poder llegar a las corvas -parte opuesta a la rodilla-, aunque tu recién nacido se resista. Sécalo.
  • Área del pañal: Seca bien el área del pañal y aplica ungüento si es necesario.
  1. Niño: los niños se asean con cuidado y debes llegar a todas las hendiduras y pliegues con agua y jabón, sin replegar el prepucio. Debes tener un cuidado especial con el pene si y con el resto del cordón umbilical hasta que cicatricen bien.
  2. Niña: la vagina se limpia de adelante hacia atrás, abriendo los labios y limpiándolos con agua y jabón. Cambia en cada pasada la parte del paño que usas. Una secreción vaginal blanca es normal, no trates de limpiarla frotándola.
     

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV