mujer método billings

Método Billings y temperatura basal: Planifica tu embarazo

En este artículo encontrarás:

Estos dos métodos de planificación familiar natural -temperatura basal y método Billings-, son altamente utilizados en el mundo, y se basan en el reconocimiento de los signos que experimenta la mujer durante el ciclo menstrual. Aprendiendo a reconocer estos cambios y sensaciones, sabrás en qué etapa de tu ciclo estás y te ayudará a planificar cuándo quieres lograr quedar embarazada.

Método Billings

Básicamente, el método Billings se basa en la observación del moco cervical. Este, a través de su aspecto y la sensación que produce, es capaz de advertir si la mujer se encuentra en el período fértil de su ciclo o no.

Este tipo de planificación familiar es utilizado tanto por mujeres que quieren quedar embarazadas como aquellas que buscan un método anticonceptivo natural. Cuando el moco indica fertilidad, las parejas que buscan procrear pueden tener relaciones en ese período, incluso sirve de ayuda en los casos en que la mujer tiene dificultad para embarazarse. En el segundo caso, la pareja debe posponer las relaciones sexuales si no se desea el embarazo.

Para estar seguros de la confiabilidad del método Billings es necesario comprometerse a registrar varios ciclos, siendo importante que el registro de las características del moco cervical sea diario, ya que el éxito del método está relacionado con el conocimiento de los períodos fértiles, y de acuerdo a ello tener o no relaciones.

Ovulación

La ovulación es la que establece los días fértiles en el ciclo menstrual. Además, hay que tener en cuenta que son pocos días de cada ciclo los de posible fertilidad, porque la ovulación se da solo un día en cada ciclo y el óvulo vive entre 6 y 12 horas, con un máximo de 24 horas.

Los cambios del moco cervical dan información para saber cuándo la mujer está en su período fértil o infértil. Y éste es producido dependiendo de los distintos niveles hormonales, que le dan las características específicas.

Al utilizar el Billings, el registro de estas observaciones se hace al final de cada día, y revela los patrones fértiles e infértiles.

El patrón de fertilidad es un patrón cambiante, mientras que el de infertilidad es un patrón sin cambios. Ambos son consecuencia de patrones hormonales que controlan la supervivencia espermática y la concepción, por lo tanto proporcionan una información confiable para conseguir o posponer el embarazo.

Con el método Billings, el primer registro es usualmente de 2-4 semanas de duración y se hace sin tener contacto genital, ya que de esta manera las observaciones no se confundan por ninguna secreción atribuida a las relaciones sexuales o al contacto genital.

¿Cómo funciona?

Para el funcionamiento del método Billings es necesario observar el moco vaginal, toma un poco de esta mucosidad de tu vagina entre los dedos y sepáralos de manera que podrás ver como esta mucosidad es flexible y puede estirarse unos cuantos centímetros como un hilito sin romperse. La consistencia será la parecida a la clara de un huevo crudo en su estado ótimo.

  • Días infértiles: Es cuando el moco se caracteriza por ser más seco, en general no se verá ni se sentirá moco, o este será denso, escaso y pegajoso, ayudando a reconocer los días infértiles con facilidad. Aparecen dos o tres días después del sangrado de la menstruación.
  • Días más fértil: Aparece un moco más bien viscoso y que, según pasan los días, se irá aclarando, afinando y aumentará en cantidad, con un aspecto que se asemeja a la clara de huevo. Esa sensación se distingue por la lubricación que se da en la piel de la región vulvar, y que también puede ir acompañada de aumento de la líbido y del interés sexual. La fase fértil comienza, aproximadamente, seis días antes de la ovulación y el moco transparente dura aproximadamente uno o dos días, momento aconsejable para quedar embarazada.

Es siempre importante no confundir el día de mayor secreción de moco con el día más fértil, ya que lo que importa son las características de éste. Por otro lado, el período menstrual es único para cada mujer, por lo que es de primera prioridad saber conocer el cuerpo.

Temperatura basal

Para medir la temperatura basal se puede usar un termómetro de mercurio convencional. Todos los días, al despertar, idealmente sin haber hecho movimientos bruscos y sin hablar, hay que medir la temperatura vía anal o vaginal por cinco minutos. Para esto, es altamente recomendable dejar el termómetro listo para ser usado la noche anterior.

Ten en cuenta que la temperatura basal es especialmente sensible, y es necesario haber dormido por lo menos tres horas seguidas para que el resultado de la medición sea el correcto. Asimismo, trata de usar siempre el mismo termómetro, así te asegurarás de que no hay variaciones en la medida.

Medición

Una vez que tomes la temperatura debes registrarla en una tabla, y cuando termine el ciclo podrás ver el gráfico que se forma.

  • La temperatura tomada durante el primer día de regla se mantiene baja hasta la mitad del período, pero luego sube bruscamente, alrededor de 0′5ºC. Este peak indica que la ovulación ha terminado el día anterior y estás en tu período fértil.
  • La temperatura se mantiene alta hasta unos días antes de la próxima menstruación, en cuanto el ciclo empieza de nuevo.
  • Con la curva de la temperatura basal como referencia se puede saber cuáles serán los días de más fértiles del mes siguiente. Para esto hay que tomar como día de ovulación el anterior al peak post ovulatorio.
  • El período más fértil de la mujer se encuentra desde los tres días anteriores a la ovulación, y un día después.

Relacionados



Male gynecologist explaining young girl menstrual period
Te puede interesar:

Planificar un embarazo