Inicio > Parto > Etapas del parto

Etapas del partoEtapas del parto

Hasta que finalmente llegó el momento tan esperado, el nacimiento del bebé. Aqui te contamos de las etapas que vivirás durante el proceso del parto.

 

Los meses de espera del nacimiento del bebé llegan a su etapa de término una vez que comienza el trabajo de parto. La primera etapa comienza cuando las contracciones producen la dilatación y adelgazamiento del cérvix, y finaliza cuando estas se acaban. En este momento la matrona debe confirmar la dilatación completa del cuello del útero.

No es fácil determinar el inicio del proceso, ya que es muy distinto de una mujer a otra. Algunos de los síntomas clásicos: contracciones, dilatación, debilitamiento del cuello del útero y la rotura de las membranas, significan el comienzo del parto.

Cuando el parto comienza cambian las contracciones. Se vuelven cada vez más rítmicas, más dolorosas y se producen a intervalos más regulares. Las contracciones a estas alturas ya no se pueden controlar y una vez que empiezan no terminarán hasta el nacimiento del bebé.

Al principio del parto, las contracciones durarán entre treinta y sesenta segundos y vendrán a intervalos de entre cinco y veinte minutos. Esto varía en cada mujer, ya que hay algunas que no se dan cuenta de éstas hasta que son muy constantes, es decir cada cinco minutos aproximadamente. Durante la fase activa las contracciones duran entre sesenta y noventa segundos y se producen a intervalos de dos a cuatro minutos.

Cuando los músculos uterinos se constriñen, sentirá algo parecido a los calambres menstruales apretando el bajo vientre como un banda estrecha. Esto ocurre porque le falta oxígeno al músculo uterino, por culpa de la compresión de los vasos sanguíneos. El músculo uterino es enorme, por eso necesita de mucha energía durante las contracciones.

Cada mujer percibe los dolores de las contracciones de maneras muy distintas, durante la etapa inicial del parto podrían parecerse a los calambres menstruales o a un leve dolor de espalda. Muchas mujeres manifiestan un intenso y persistente dolor de espalda. En ocasiones, una contracción es un malestar que cruza el abdomen y alcanza su punto culminante durante unos segundos antes de empezar a disminuir.

Se puede sentir el endurecimiento y encogimiento del músculo uterino, con una fuerte intensidad durante algunos segundos, antes de que el órgano se suelte nuevamente.

Es erróneo pensar que las contracciones serán cada vez más largas e intensas. Las contracciones pueden variar, es normal que una sea intensa y la otra más débil y que no duren lo mismo que la anterior.

El cuello del útero es un canal de paredes gruesas, de algunos centímetros de longitud, cerrado con firmeza. Es probable que en las últimas semanas del embarazo las hormonas no suavicen, pero son necesarias las contracciones de la etapa inicial del parto para dilatarlo y debilitarlo. La dilatación se mide en centímetros de uno a diez.

El cérvix (cuello del útero) se dilatará sólo unos cuatro centímetros en la fase latente, llegando a ocho en la fase activa. El dolor va aumentando a medida que se va dilatando por completo durante la transición. Finalmente el cérvix se abre completamente y forma un cuerpo con el útero para permitir el paso del bebé.

Las membranas del saco amniótico pueden romperse sin dolor durante el parto. Es probable que esta rotura se realice durante la etapa final del parto. El líquido sale de manera muy lenta o a chorro, y el flujo depende del tamaño y la localización de la rotura, y de si la cabeza del bebé está o no obstruyendo el orificio.

Normalmente si las membranas se rompen espontáneamente cerca de la fecha prevista para el parto, este sigue al poco tiempo. En otras ocasiones se retrasa el feto si no está encajado o si no viene con presentación anormal. También habrá retrasos en los casos normales, en este caso le aconsejarán un parto inducido.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV