Complicaciones que podrían presentarse en el parto

complicaciones en el parto

La mayoría de los partos siguen un curso normal, aunque a veces puede haber complicaciones que requieren realizar un parto especial. Con buenos cuidados prenatales gran parte de las potenciales dificultades serán detectadas con antelación para tener el tratamiento adecuado.

  • Obstrucción fetal

Las causas más comunes de obstrucción fetal son las siguientes:

  • El niño es demasiado grande.
  • El niño adopta la posición transversal u oblicua.
  • El feto adopta la posición posterior.
  • El feto viene con presentación de nalgas, cara o frente.
  • Los gemelos están entrelazados.
  • El niño sufre una anormalidad congénita, como la hidrocefalia.
  • Partos con dolor lumbar

La mujer siente el dolor de las contracciones uterinas en la parte inferior de la espalda. Esto se debe al estiramiento del cuello del útero, que se está dilatando. También puede ocurrir cuando el bebé se sitúa con la parte posterior de su cabeza contra la columna vertebral de la madre (no es una posición anormal, uno de cada diez fetos se presenta así).

  • Parto es prolongado

El parto se considera prolongado cuando las contracciones no logran producir el alumbramiento esperado. Esto ocurre por la falta de dilatación del cérvix o porque el feto no desciende por el conducto vaginal.

Los médicos y las matronas siguen de cerca la duración de cada etapa del parto. Si parece desarrollarse con más lentitud de lo habitual, sus asistentes considerarán la posibilidad de una obstrucción y tomarán la decisión de intervenir, con el empleo de fórceps o con una cesárea.

  • Parto prematuro

Estas son algunas indicaciones útiles de un posible diagnóstico de parto prematuro:

  • Su embarazo no ha alcanzado las 37 semanas.
  • Ha tenido contracciones en menos de una hora.
  • Las contracciones se producen cada cinco a diez minutos.
  • Las contracciones duran treinta segundos y persisten durante más de una hora.
  • Una exploración vaginal practicada por el médico o la matrona muestra que el cuello del útero se ha dilatado más de dos centímetros y medio.

Se consideran partos prematuros aquellos que comienzan a menos de treinta y siete semanas de gestación. A pesar que las causas se desconocen, en el 40% de los casos se sabe que ocurre en las siguientes circunstancias:

  • Ruptura prematura de las membranas.
  • Embarazo múltiple.
  • Preeclampsia.
  • Incompetencia cervical.
  • Anormalidades uterinas.
  • También pueden influir el exceso de trabajo, el estrés y algunas enfermedades de la madre, como la anemia.

Es difícil saber con certeza si se ha iniciado un parto prematuro, tanto para los médicos como para la madre.

Recomendaciones

  • En cualquiera de los casos, es recomendable que la futura madre siga con calma los pasos que le indica la matrona y el doctor tratante.
  • La presencia del futuro padre también puede ser un calmante emocional para la mujer. El padre puede hablar con la matrona para que le permita estar en el parto.


Relacionados

Te puede interesar:

Kobe Bryant ¿será padre otra vez?